¿Cómo se harían algunos medios de comunicación, sin los políticos y sus amanuenses? ¡Tema ausente en el seminario Cátedra Unesco de …….!

Es una lástima que la mayoría de los periódicos nacionales, como otros medios de comunicación no escritos, sólo se inclinen por reseñar eventos, publicar opiniones, analizar y comentar sobre temáticas  que nada más vayan en línea con la politiquería, ya sea para loar, o defender intereses personalizados, como grupales; cuando no, para detractar en contra de quien sea, sin medir los respetos ganados por las personas objeto.

Los rotativos locales, incluidos algunos de los digitales que se publican en la red de la Internet, con rarísimas excepciones, lucen estar nada más en pro de explotar la finca de las propagandas, narigoneos, manipulaciones, y demás artimañas que se generen en el orden político partidarista.

Claro, ésa produce los jugosos  beneficios económicos que aportan los  que escriben por encargos, a partir de los espacios que ocupan en las páginas de los medios. De muy pocas líneas se dispone luego en ésos, para otras cosas de mayor importancia en beneficio de la sociedad.

Difícil encontrarse uno en las páginas de los periódicos locales con publicaciones de cualquier tipo, que solo reporten algún beneficio de orden social propiamente; que no tengan como telón de fondo aprestos políticos coloreados partidaristas.

Nada más hay que perder un poco de tiempo, leyendo las tantas cosas que aparecen publicadas en los periódicos locales, para comprobar lo expresado. ¡Deprimente lo que se ve!

Casi nada es lo que aparece, si es que se equivocan algunos  encargados, u operan de maneara totalmente independiente, sobre alguna temática de verdadero interés social, como educativo, cultural, o moral, etc., directamente.  Se completa el deleznable cocktail periodístico, con todo lo relativo al seudo deporte que aún continúa en presente llamándose baseball; u otros, que también han degenerado en vulgares negocios.

Vergüenza alarmante entre mucha de la actividad periodística de hoy con respecto a la de ayer, es lo que se reporta. Ausentes están por completo las labores de investigaciones imparciales, y bien logradas, como las conclusiones derivadas, y los escritos pertinentes. Tampoco casi se observan los finos reportajes de otrora sobre diferentes tópicos,  profesionalizados por completo.

Sí está por doquier todo cuánto luce manipulaciones pagadas, a veces hasta sin contarse con la preparación académica y las destrezas requeridas en los amanuenses utilizados para tales propósitos, la mayoría de los cuales solo saben “sandarizar” y loar en el grueso de los casos.

La tan delicada, linda y exigente disciplina profesional del periodismo, no debe ser usada solamente para politiquear y agenciarse gruesos recursos económicos por esa vía, habiendo tantas mayores cosas que ofrecer para beneficio de las sociedades a través de la misma.

Precisamente, hace poco tiempo, la Cátedra Unesco de Comunicación, Democracia y Gobernabilidad, junto al Centro para la Libertad de Prensa de la República Dominicana, auspició la celebración de un seminario, en que se trató el tema del “equilibrio que debe existir entre la función social de los medios de comunicación y la necesidad de que éstos sean económicamente sustentables para su supervivencia y fortalecimiento”.

En el mismo, dictó una “conferencia magistral” sobre el tema, la experta norteamericana Janine Warner, conforme fuera anunciado con anterioridad al evento. Preciso es destacar que ahora todas las conferencias son magistrales. Incluso se califican como tales mucho antes de ser ofrecidas, como de nuevo ocurrió.

¿Por qué será, por real calidad, o lambonismo? Lo magistral se refiere a “perfección y relevancia dentro de su genero; algo hecho con maestría”. ¿Y cómo es que se aquilatan entonces las conferencia antes de? ¡Debería ser después, y por parte de oyentes calificados para hacerlo! Es lo más lógico, ¿verdad?

Como se procuró en ese marco “poner de relieve lo relativo a la función social de los medios de comunicación, sobre la base de una mayor fortaleza económica”, según lo que fuera dicho, hubiera valido la pena el plantearse y analizar dentro del seminario la pregunta que intitula, por lo importante de esas fuentes, en términos de la captación de ingresos. Sin embargo nada se escuchó de manera directa al respecto.

Para ser más precisos, ¿podrían muchos medios subsistir sin la marcada subvención de los políticos, directa, como a través de sus amanuenses, que hacen supeditar sus labores solo a los intereses de aquellos nada más, contando con el otro grueso fehaciente de los anuncios comerciales publicitarios, y llenar una razonable función social, como es lo que debe ser?

Si “Uno de los grandes desafíos de los medios de comunicación es lograr la sostenibilidad de independencia económica sin comprometer la veracidad, calidad y trascendencia de sus contenidos”, según la reseña que apareció en el medio “El Día”, edición del 29-4-15, procedía en ese marco entonces, procurar y obtener las respuestas debidas en dicho tenor, ponderando esas últimas con profesionalidad absoluta.

Rolando Fernández

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: