¡Increíble: multas sin conducir!

¡Qué tan lejos han llegado los irrespetos a los derechos de los ciudadanos en este país! ¿Quién lo iba a decir? Y lo grande es que, la bola se está dejando correr sin reparo alguno.

Estuvo sobre el tapete en estos días recientes a nivel local, una situación bastante cuestionable, en el sentido de que, al señor Euclides Sánchez, senador de La Vega, no había podido inscribir su precandidatura al mismo cargo durante las elecciones primarias del Partido de la Libración Dominicana (PLD), debido a que tenía multas pendientes de pago, por  13 infracciones de tránsito acumuladas.

En declaraciones de este a la prensa del país, el mismo manifestó, “que tenía 13 infracciones sin haber conducido”, lo cual se reporta bastante creíble, debido a que ese señor dispone de un chofer. ¿Cómo será que las imputan?

Y agregó, al referirse al supuesto impedimento: “Falso de toda falsedad. Pagué las injustas multas y me inscribí en la fecha establecida. Me quejé de que la Digesett ponga multas a personas que no han violado las leyes de tránsito”.  (Periódico “Diario Libre”, del 8-7-19, página 7).

Complementó su “aclaración”, señalando: “que fue obligado a pagar 13 multas que no cometió y se enteró de la situación cuando solicitó un acta de no antecedentes penales para inscribir su precandidatura a la senaduría para las primarias del 6 de octubre en el PLD”.

La lectura más importante que se debe dar a un hecho de esa naturaleza, amén de ser una violación flagrante a los derechos de los ciudadanos, es que, si ni siquiera se toma en consideración la investidura de un senador de la República, para penalizarle de esa manera, estando libre de culpa, a su decir, ¿qué no estará ocurriendo con el grueso de la población, que sí andan a diario frente al volante de un vehículo en este país?

Esa es una práctica a la que, desde hace ya tiempo se viene recurriendo en esta nación, para indudablemente recabar dineros desde la Digesst, algo que pone en evidencia una inconsciencia estatal extrema, que debe ser combatida a como dé lugar.

Lo que ocurre es que, como en otras ocasiones han sido personas comunes las perjudicadas, aunque tengan que ir a echar los pleitos en el Tribunal de Tránsito correspondiente, y logren ciertos arreglos compensatorios, se acogen en última instancia a las penalizaciones. ¡No hay quienes las defiendan!

En ese tenor, las protestas alusivas resultan poco sonoras. Ahora mereció prensa y comentarios públicos denunciantes, por tratarse de un senador de la República, y quien de seguro pagó las multas para librarse de la eventual limitación proselitista envuelta.

De no haber sido por esa causa, es obvio que, también echaba el pleito, y se negaba a pagar lo que no debía. Claro, todo a su decir de no infractor de la ley de tránsito..

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

 

Choque entre carros: “cepillo” (Volkswagen) y Lada

Aunque hoy se muevan en limosinas, jeepetas, carros blindados, aviones y helicópteros, ayer las circunstancias eran otras, que por supuesto, obligaban a montarse en vehículos de pobres: los utilitarios, de menor consumo de combustible, y piezas baratas; verbigracia, los que son señalados más arriba. Eran los preferidos de los “capitanes” actuales de las “huestes moradas” que se tienen aquí.

Evidentemente, en aquel entonces, los peledeístas, que son los más representativos del cambio de vida súbito, hacia arriba, que se verifica entre la clase política local, no habían saboreado las mieles de gobierno alguno, lo cual les hacía abrazar comportamientos humildes a todo dar, de gratos recuerdos para la población, y que indiscutiblemente atraían a la juventud nuestra, principalmente. ¡Los famosos cursillos de preparación política – círculos de estudios – que se ofrecían a la sazón, se convirtieron en fuertes imanes hacia aquel grupo!

Sin embargo, en la actualidad los escenarios son otros, pincelados de arribistas, busca de ellos, e ignorantes de los principios que allí prevalecían.  Los considerados “caciques”, principalmente, dentro de la organización morada, como sus adeptos más connotados, se pelean por el poder, en razón de los frutos que el mismo proporciona, dejándose ver allí actitudes personificadas deleznables, en grado máximo.

Para esos tiempos de esperanzadores cambios políticos y sociales en el país, a partir de la incursión en el ruedo del nuevo grupo, aquella entidad estaba de arrancada; y, como era obvio, no se podía proporcionar nada a sus miembros cabecera, en términos económicos. ¡No había fondos para hacerlo!

Por tanto, para poder satisfacer las necesidades de ese tipo, como las demás concernientes al modus operandi de la entidad, recientemente formada, se recurría de ordinario a invitar a su disminuida base-masa, a colectar fondos, usando alcancías en las equinas; procurar aportes directos de los simpatizantes; como, a vender boletos para rifas de objetos diversos.  Si había que andar en chancletas, no era problema, se hacía. ¡Qué época aquella, hoy olvidada por completo!

Claro, después que comenzaran a administrar la finca llamada República Dominicana – los más sobresalientes -, y que ellos entendieron le fuera legada por sus antecesores, las cosas vinieron cambiando de la noche a la mañana, como reza el dicho popular; y, no solo para ellos, sino, además, para los componentes de los grupos respaldantes.

¡Se olvidaron de los vehículos utilitarios!; de los que eran preferidos otrora. También, de aquellos que, en estos mismos momentos, aparecerían para ser usados. ¡Y quién le recuerda hoy a esa gente aquellas marcas, como “buques insignias de apariencias!, en términos de honestidad y humildad, vale complementar la exclamación. Es capaz de escupirle la cara al que ose hacerlo.

Ya todos son ricos, y poderosos empresarios, que miran al común de las bases con las “rabizas de los ojos”, ignorándole sin contemplación. Solo cuentan los de abajo, como tontos útiles, para los procesos electorales; que sufraguen de nuevo en su favor, y nadas más. Las llamadas “reservas” son exigidas, y se aplican, injustamente, sin importar que en principio sea, una actitud burlona hacia los otros.

Es por ello que, hoy las cosas son tan distintas a lo interno de la organización creadas por el gran maestro Juan Bosch, en la que ya solo se busca el alzarse con el poder, los que se creen allí “predestinados”, sin importarles el ir o no, a servir al pueblo, ideal que trató de inculcar con ahínco, el connotado mentor y fundador de la entidad.

Eso, conjuntamente con la recomendación de nunca adherirse ningún miembro a la práctica seguida por otros, aquella de las llamadas tendencias separatistas en el seno de los partidos, que nada más contribuyen a fomentar los intereses particulares, y a crear reciprocidades obligatorias cuando se está en el gobierno.

Los inobservantes presentes de aquellas valiosas directrices, que fueran trazadas por único líder, con reconocimiento de todos a lo interno de la organización, solo quieren ellos “seguir subidos en el palo”; dándose la buena vida; viviendo bien; haciendo cuánto les venga en gana, y revestidos de impunidad. ¡Más bueno que es así!, como siempre expresaría una amiga nuestra.

De ahí las confrontaciones y “pulseos” desmedidos que se verifican entre partidarios de un mismo color – morado -. Las penurias por las que   atraviesa la sociedad local muy poco importan a esos magnates. ¡El asunto es lo nuestro, y nada más!

Evidentemente, están llegando a un extremo, donde al parecer la noche ha comenzado a oscurecer, poniéndose más negra cada vez, como indicio de que pronto amanecerá, según dice el mensaje del dicho aquel.

¡Ojalá que así sea! Pues, de un tiempo a la fecha, hasta los organismos internos de la entidad han dejado de funcionar, como mandos de dirección debidos, lo cual es mucho decir. Y, es evidente que, las ronchas producidas, malquerencias, atropellos y zancadillas entre miembros connotados, difícilmente se puedan subsanar en lo adelante. ¡Hay heridas muy profundas hechas ya!

Son de tal magnitud las angurrias, y deseos particulares de estar dirigiendo los destinos de la República, que ahora se tiene que recurrir a comisiones creadas al margen de aquellos, para dirimir los conflictos que se producen con regularidad; y, buscar posibles salidas salomónicas para resolver las crisis provocadas, según las recomendaciones que se hacen,

¡Se sugiere comisión de notables para mediar en los problemas del PLD! Esa es la última práctica puesta en vigencia. ¡Ay mamacita! ¿Qué estará ocurriendo con las osamentas del maestro en su tumba?

Ante esa panorámica tan deleznable, es muy probable entonces, el que   muchos de todos estos desaprensivos políticos de nuevo cuño, enquistados dentro de dicha organización, que por demás han depredado el país, y que vienen torpedeando el sistema de partidos en Dominicana con sus actitudes, tengan que ir preparando sus equipajes para la partida, del poder, y quizás hasta de la nación, mal acompañados.

 

Autor: Rolando Fernández

 

¿Por qué ella sí, y otros no?

¡Ya ese material no viene, sería una respuesta a priori!, como de ordinario ocurre. No obstante, constituye la pregunta que encabeza, la interrogante que muchos enjundiosos se harían, al reflexionar con respecto al contenido de la reseña periodística que fuera publicada en el periódico “Listín Diario”, edición de fecha 2-7-19, página 8,  sobre la vida de nuestra María Cristina Camilo, maestra, e icono innegable de la locución nacional, como  actriz por demás, en ocasión de cumplir los 100 años de edad, y aún continuar laborando, aunque, con las limitaciones obvias que impone el tiempo de subsistencia física ya transcurrido.

Es muy posible que, siendo desconocedores por completo de la verdadera esencia de los seres humanos todos, como de los propósitos de la especie sobre el planeta Tierra, algunos atribuyan las ocurrencias de ese tipo, a casualidades, no muy recurrentes de común. ¡Pues no, son causales!

Y es que, se ignora que cada corriente de vida cursada por los hombres (general) en el plano físico, obedece a un prediseño, en el que se incluye: una misión de carácter divino que cumplir; porción de karma maduro (acumulado) asignada que conquistar; hechos y circunstancias a verificarse; como, los entornos familiares y sociales que favorezcan los cumplimientos debidos.

Además, están definidos en ese, los dones, talentos, carismas, etc., personales, que se otorgan; al igual que, las estructuras: física, mental, y emocional aptas.  Claro, se enmarca la subsistencia en el plano de la materia densa, cronológicamente hablando. Todo es predispuesto de antemano; con durabilidad hasta un día y momento, en que el viaje de regreso hacia el plano espiritual se debe producir.

A partir de lo expresado por ella a la periodista Wanda Méndez, se infiere cuál ha sido su manera de pensar y proceder durante sus años existenciales; como, las actitudes que le han caracterizado; y que, ponen en evidencia lo que podría llamarse, nivel de evolución alcanzado ya por la entidad espiritual (Alma) que encarna su cuerpo físico.

Además, también hay un aspecto muy importante que destacar con relación a esa prestante dama, según lo que ella manifestó: “comenzó a trabajar la locución sin tener estudios previos, solo con una buena dicción”, aunque luego los cursara Eso denota ser una vocación con que nació, y que aún le permite ejercer.

En otro orden, aunque asociados ambos aspectos, al decir, “Yo trabajo y no trabajo porque es una distracción”, refiriéndose en parte a las labores sociales que realiza en favor de los envejecientes (orientaciones sobre salud, cómo conservarla, derechos y obligaciones), pone en evidencia “dones humanitarios” concedidos que lleva a la  práctica, lo que a la vez confirma parcialmente que, “lo único que ha hecho es dar amor, por lo cual ha recibido lo mismo”:

Devota de Jesús, con fe, tal ella revelara, e hizo del amor hacia Este su norte. Le ha emulando, como es lo que debe ser, siendo esa una divina concepción, a nivel humano, que innegablemente reporta bendiciones. Y, se entiende, como obvio, que ha venido manifestando el mismo “amor incondicional” del Padre Supremo, que Aquel expresara durante su ministerio terrenal.

Preciso es decir que, cuando se cumple con las misiones que se traen al plano terrenal; y, se da el uso debido a los dones, o talentos que se proporcionan a las Almas, espíritus encarnados, las corrientes de vida en curso, son factibles de extensión cronológica, para provechos de oportunidad en términos evolutivos.  ¡Así lo dicen los que saben!

Finalmente, procede destacar que, cuando se hace el trabajo, en correspondencia con lo destinado a realizar terrenalmente, las actividades que se llevan a cabo se convierten en distracciones, debido a lo cual, los desgastes físicos y mentales se reportan menores, lo que contribuye, como se infiere, a aumentar las subsistencias físicas de las personas.

Por todo lo expuesto con anterioridad, reiteramos que, el caso de doña María Cristina Camilo, aquí tratado, como podrían ser otros, no es casual, sino causal.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

Dos hombres tienen en vilo al país. ¡Ay Dominicana!

Por extensión, en riesgo probable pronunciado de un desbordamiento social, con consecuencias impredecibles; y, de una confrontación aguerrida entre hermanos, solo por satisfacer esos sus apetencias desmedidas de poder en el orden político. ¡Lamentable!

Ambos han gobernado ya la nación, por tiempos razonables. Sin embargo, tanto el mandatario que hoy representa a los dominicanos, hasta finalizar el actual periodo electivo, probablemente; como, el que otrora lo hiciera (12 años), no están conformes, y quieren más todavía; preguntándose cualquiera, ¿para qué?

Por tanto, están pulseando acremente hoy, por quedarse el actual, y retornar el desplazado ayer, sin medir las consecuencias que sus actitudes tozudas en ese orden puedan generar para el país; que, por más posverdades que se trate de vender, no se encuentra en las mejores condiciones, en términos de estabilidad económica; combate frontal a la corrupción; satisfacción de las necesidades sociales urgentes; y, seguridad ciudadana, entre otros.

Lo más lamentable es que, ambos pertenecen a la misma parcela política; a la organización morada en la que tantos dominicanos confiaron, lustros atrás, y cifraron sentidas esperanzas de libración y sosiego pueblerino. ¡Gran fiasco a posteriori!

Obviamente, estuvo fundamentada la creencia, en el perfil personal de su insigne fundador, mentor y guía, cuya memoria póstuma, incluso, ha sido deshonrada por completo. Ese, que en una ocasión manifestó: “Los dominicanos saben muy bien que si tomamos el poder no habrá un peledeísta que se haga rico con los fondos públicos; no habrá un peledeísta que abuse de su autoridad en perjuicio de un dominicano; no habrá un peledeísta que le oculte al país un hecho incorrecto o sucio o inmoral” (Juan Bosch – 1982).  

¿Qué estarán pensando esos dos seudo líderes ahora, con hincapié en el marco de la presente crisis? De más está decir, que ellos no son tales; sino más bien, jefes de grupo, compuestos por avariciosos adeptos, y arribistas a todo dar. Creerán, además, que heredaron la finca llamada República Dominicana, para su administración exclusiva; qué no hay más hombres que puedan dirigir los destinos nacionales, dejando a las nuevas generaciones mejores legados, que los por estos auspiciados hasta el momento, durante varios años de gestión gubernamental.  ¡Qué equivocados están!

Todo lo que hoy viene ocurriendo en el país, capitaneado, principalmente, por esos dos turpenes, debe llamar a profundas reflexiones por parte de esos, debido a la peligrosidad implícita que el accionar exhibido por ellos representa en la actualidad.

De igual forma, por la misma sociedad nuestra en general, en prevención de mayores males en su contra. Ya tanto uno, como el otro, deben despejar el camino político local, para dar paso a nuevas figuras dentro del ruedo, que resulten más representativas y confiables en adición. Sería uno de los buenos regalos póstumos al gran maestro, Juan Bosch, en ocasión de cumplirse un aniversario más de su natalicio, 30 de junio, 2019,

¡La ciudadanía debe procurarlo así!, – otras caras -. Y, en el caso de que esos, no opten por hacerlo, retirarse, debido a no aceptar, que ya está bueno, qué el grueso de los sufragantes conscientes en esta nación les pasen factura, cuando deban concurrir de nuevo a las urnas próximamente.

Amigos en pugna, ya es suficiente para ver. La nación no se merece estar corriendo los riesgos probables que ustedes están provocando en el presente, por las apetencias desbordadas de poder ¡Otros podrían hacerlo mejor, desde la primera magistratura del Estado nacional!

 

Autor:  Rolando Fernández

 

www.rfcaminemoswordpress.com