La campaña en contra más efectiva

No hay que ser un ducho analista político, para arribar a la conclusión de que, como se han estado perfilando las cosas en este país durante los últimos tiempos, todo luce indicar que no se tiene la intención de seguir extendiendo la gestión gubernativa peledeísta hasta durante los próximos cuatro años; sino, de recesar, para procurar volver luego.

 

¿Es que los nuevos aspirantes políticos y promotores morados, no se están dando cuenta de esa realidad evidente; o, es que también, son partícipes del plan? ¡Son las únicas formas de que eso no se entienda, a lo interno de esa organización!

 

Con la connotada crisis económica, por la que está atravesando una gran parte de la población nacional, que a penas alcanza para comer, cuando se haya algo con que; la imposición de los combustibles más caros del área del Caribe; como igual ocurre con la energía eléctrica, agravada esa situación con la pésima calidad del servicio  inherente; por lo que muchos, no pueden ni siquiera dormir y descansar durante las horas de la noche,  debido al efecto nocivo de los abusivos apagones; y, el gran calorazo que azota al país en estos tiempos.

 

Además, con esta voracidad fiscalista sin precedentes, animada por los prestamistas del Norte, que dirigen la economía nacional, para que les puedan pagar, y les sigan cogiendo prestado. Todo, en connivencia con los desorejados tecnócratas alienados que se gasta la nación, al servicio de los intereses extranjeros.  Las altas tasas de corrupción y delincuencia que se registran a nivel de la República; al igual que, la falta de respeto, de orden e institucionalidad en que se vive.

 

Luego, cualquier ciudadano, pensante medio aquí, obligatoriamente tiene que estar reflexionando en la forma de salir de esta gente, para dar paso a otras,  con mayor nivel de conciencia nacional, y algún grado de preocupación real, respecto de las precariedades y penurias por las que está pasando la población mayoritaria nuestra; falta de salud pública y educación, de las que tanto se requiere.

 

Con ese escenario, no hay que hacer mayor campaña en contra del posible candidato morado a la presidencia de la República, con más probabilidades de triunfo.  Todo evidencia que se está patrocinando un cambio de color en la dirección de los destinos nacionales. ¿Cuál sería?; el que sea.

 

El que no vea eso, dentro del marco socio-económico y político actual dominicano,  más aun si tiene aspiraciones electivas, y no procure actuar en consecuencia,  que se revise los ojos y la capacidad pensante.

 

Ya, hasta el  leer la prensa en este país, lo que hace es enfadar más; pues con frecuencia, nada halagador aparece en la misma.  Sólo reseñas sobre delincuencia, corrupción, aumentos abusivos de precios, creación de nuevos impuestos, servicios públicos cada vez más caros y malos, insatisfacciones sociales diversas por doquier, protestas, los viajes del presidente etc., etc. Ese es el “menú diario a degustar”. Por eso, ¡a veces es preferible no hacerlo!

 

Ahora, la gran realidad palpable es que, “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. Y, uno de los mejores ejemplos, está aquí. ¡Que se medite pues, en ese orden!

 

Rolando Fernández

 

Pensamiento: “Toda verdad, debe ser siempre dicha en su momento, para que el mundo curse mejor”. (RF)

 

 

¡Muy buena declaración!; pero, ¿por qué ahora?

Cada vez más los políticos dominicanos van perdiendo la credibilidad.  Se les tiene ya, como farsantes y demagogos, que poca atención merecen. Por eso, muy pocos en el país creen en ellos.  Las apetencias personales y los deseos de llegar a dirigir los destinos nacionales, les hacen decir muchas cosas. Normalmente, cuando no se tiene tiempo para enmendar, lo mal que se ha hecho desde las esferas gubernamentales.

 

Ahora, cuando el señor Radhamés Segura, ex vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, ha sacado a la luz pública, de manera oficial, su disposición de optar por la candidatura a la presidencia de la República, se destapa diciéndole a la prensa local que, el flamante ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, uno de los dioses palaciegos,  Temístocles Montás, hace algunos años ya, fue el que boicoteó el “Plan Integral para el Desarrollo del Sector Eléctrico, el cual propuso públicamente en 2006 y que tenía medidas concreta para la distribución y comercialización, así como la trasmisión y generación de la energía”. ¡Magnifica proeza la del gran tecnócrata alienado, podría decirse! Y, no sólo lo declara Segura, sino que le acusa formalmente, alegando tener pruebas.

 

Adujo además, razones muy marcadas, respecto de los intereses mercuriales envueltos en el negocio, que defendía el señor Montás, y que estaban en la base del boicot; pues el mismo sostenía que, “de aceptar el precitado plan, se alejaban las posibilidades de que los interesados del sector privado entraran a recibir las áreas de generación y distribución de energía, a precios de vacas muertas”. Fue más o menos lo expresado.

 

Decía el afamado gran técnico alienado que, “Se saca de un negocio extremadamente lucrativo a una parte de un sector que era importante”. (Véase periódico HOY, del 26-5-11, página 8ª) Sería bueno que la opinión pública conociera, cuál era esa parte del sector tan importante que no se podía marginar, según él. También, porqué tenía que primar el aspecto de lo “lucrativo”, en un servicio público imprescindible para la sociedad. ¡Esas son de las cosas que los abusados dominicanos con ese gran negocio político-empresarial de la energía electricidad, deben conocer!, para que sepan por dónde se debe comenzar a corregir el problema, a como de lugar.

 

Lo que en estos momentos osa decir el señor Segura, a muy poco les extraña en este país, ya que aquí es un secreto a voces, que ese gran negocio está regido por políticos y empresarios en connivencia, que se ha encargado de estar estafando abiertamente a la población, sin que aparezca nadie que le defienda; de que se le esté sometiendo a la deleznable situación de los abusivos apagones, como al cobro de la tarifa más cara del área, por un pésimo servicio; y, a tener que aceptar la infuncionabilidad del Congreso Nacional, para resolver el problema. Pero, que no se preocupen, que a cada cual le llega su San Martín; que se vean en el espejo reciente del gran “jefote” del FMI.

 

Lo más criticable y penoso con respecto a ese asunto es que, el señor Segura, conociendo del negocio en contra de la población, sea ahora cuando emita declaraciones de ese tipo, sacando a relucir el nivel de inconsciencia gubernamental que siempre se ha tenido en relación con el problema eléctrico nacional, tratando de capitalizar esa situación, por lo que se ve, debido a sus apetencias políticas presidencialistas.

 

¿Por qué no lo hizo antes? O, ¿acaso, a él también le convenía en ese entonces, lo que siempre se ha entendido como una estafa al pueblo? ¿Se trataba de servirse del cargo, o servirle a la nación;  calló por la primera, en aquel tiempo? ¿Para qué decirlo hoy, cuando ya es muy poco lo que se puede hacer?; con efectos nocivos que tienden a incrementarse cada vez, y que podrían causar una explosión social de consecuencias impredecibles. ¡Repuestas de tarea!

 

¡Ya la gente está “jarta” del abuso!, patrocinado además, por los prestamistas mayores del Norte, con una imagen bastante cuestionada hoy por cierto, debido al  escándalo de su “gran jefe”, derrumbado moralmente; y, a la publicación de su perfil personal, que puede ser objeto de  muchas lecturas.

 

¡Es que los son los intereses personales y políticos, los que priman en todo! Y por tanto, en  ninguno de ellos se puede creer.

 

Rolando Fernández

 

Pensamiento: “Toda verdad, debe ser siempre dicha en su momento, para que el mundo curse mejor”. (RF)

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro lienzo nacional no permanecerá en aquel alto lugar por mucho tiempo

Indudablemente, constituye una proeza para el país, el que tres de sus nacionales hayan logrado escalar hasta la cima del monte más alto de la Tierra (mundo) – Monte Everest -, dejando colocado allí el lienzo nacional que les representa, como muestra de su estadía en el lugar, tras la valerosa e irrefutable hazaña lograda.

 

Es un acto que bien pudiera catalogarse como una intrépida osadía expedicionaria, evidentemente enmarcado dentro del contexto incursionista deportivo, que como es obvio, envolvió satisfacciones personales, y muchos riesgos probables de consideración.

 

La intrepidez incuestionable de esos jóvenes dominicanos, ha sido loada en gran medida, y recibidos los resultados con beneplácito extremo en el país.  La verdad es que, después de lo hecho, ¡esos muchachos lo merecen!

 

Ahora, toda acción genera reales efectos ponderables después, al margen de las euforias y satisfacciones momentáneas de principios.  ¡Valerosa su iniciativa y triunfo alcanzado!  Quedó en aquella altura nuestra bandera tricolor, que ondeará azotada por los fuertes vientos que se verifican en aquel alto lugar de  la Tierra.

 

Como es lógico entender, allí muy pocos tendrán la oportunidad de verle y reverenciarle; de contemplar su lucidez y significativa confección; reconocerle como un verdadero símbolo patrio para los dominicanos; y, guardarle el debido respeto; amén, de su vulnerable, o corta permanencia, en la cima de dicho monte.

 

Luego, la muestra comprobante de su estadía en el lugar, pudo haber sido otra; o al menos, estar acompañada de algo más duradero; por la razón del  seguro deterioro que vendrá, producto de la intemperie; al igual, que del mismo efecto devastador de los vientos, que le harán desaparecer en corto tiempo. Y, cuando eso ocurra, quedará como si nadie de esta nación hubiera logrado escalar hasta tan inhóspito lugar.

 

Pero además, analizando ya el riesgoso evento con una mayor  profundidad, se podría arribar a la conclusión de que, si bien es cierto que el dejar allí como evidencia comprobatoria de su estadía, el símbolo nacional de mayor importancia para los dominicanos, la bandera, carece de significación en términos propiamente patrióticos,  sí puede connotar acciones de carácter volitivo en ese orden; o llamar a la reflexión la osadía evidente de esos jóvenes,  de emprender tal aventura, llevándole consigo.

 

Es un acto muy notorio, que bien podría asociarse con el mensaje nacionalista aquel,  de procurar izarle “cada día más arriba, más y más”, como forma de mayor honra, – parafraseando parcialmente, algo que dijera un laureado poeta nuestro -; pero aquí, dentro de la República Dominicana, era su la idea, entendemos nosotros, para que todos los pueblos del mundo, a lo lejos pudieran avistarla; y cuando no, imaginarle ondeando en su asta, como rendirle el merecido honor. ¡Resultaría mucho más fácil, si así se hiciera! Y, sin la necesidad de tener que correr tan altos riesgos.

 

A emular su loable hazaña, deportiva en ellos a todas luces, levantando nuestra bandera cada vez más alto. Sólo que, dándole en vez de, carácter patriótico a la acción, a lo interno del país, para lo cual no habría que utilizar toda esa indumentaria. Sí, aunque se tengan que correr riesgos de otro tipo,  las vestimentas del nacionalismo y la defensa a ultranza de la soberanía nacional.

 

¡La reflexión se impone en tal sentido!

 

Rolando Fernández

 

El problema del tránsito en República Dominicana tiene solución

Muy atinado resulta el trabajo que publicara el señor Samuel Santana, “Conductores desaprensivos”, en su columna de fecha 21-5-11, periódico “HOY”. En relación con el mismo, como a manera de complemento, se podría decir lo siguiente:

Aquí no hay conductores desaprensivos; ¡sí falta de manos! En este país, donde todo se debe y nada se puede, los choferes y conductores de vehículos, sin distinción de clase, hacen lo que les viene en gana cuando transitan por nuestras calles y avenidas, porque están conscientes de que la Ley 241, sobre tránsito terrestre, y las normativas que le suplementan son débiles; amén de que, sólo se aplican circunstancialmente, o no  se hace. Y que, cuando se tienen padrinos en el Gobierno, o en las fuerzas castrenses y militares, se reportan como sin esas legislaciones no  existieran.

La desaprensión es, según el diccionario enciclopédico Larousse: “Falta de justicia o de moral en determinados actos, generalmente por desprecio a los derechos de los demás”. Y eso, muy bien pudiera combatirse en esta nación, con el endurecimiento y aplicación efectiva de las regulaciones legales vigentes en el sector, sin distingo de personas o clase social a la cual se pertenezca; placas que se utilicen para transitar; como también, marginando los padrinazgos apañadores.

En este país, se deben introducir modificaciones de peso a las normativas existentes, de acuerdo con el grado degenerativo que ya se verifica en la sociedad nacional, agregando las medidas precautorias y punitivas que no se contemplen en la actualidad,  como esas de: prohibir el tránsito de camiones por nuestra calles y avenidas, sin discriminación de horarios permitidos, con cargas diversas al descubierto; ponerle el frente a ese tigueraje que conduce las famosas guaguas voladoras del transporte público; como, a todos los motoristas que utilicen las aceras peatonales y los pasos a desnivel, para desplazarse temerariamente.

Tampoco, permitir las paradas de guaguas y carros públicos, obstaculizando el tráfico en las esquinas; y mucho menos, el operativo de los antisociales controladores de rutas y selección de pasajeros, armados con palos, tubos de hierro y bates de aluminio.

Aquí se debe establecer que, todo el que incurra en flagrantes violaciones a la ley de tránsito, y a las disposiciones apéndices, reciba sanciones económicas de consideración; y, prisión temporal obligatoria, dependiendo del riesgo que implique el tipo de violación. ¡Sólo así puede comenzar a lograrse escarmiento, en la gente que se comporte desaprensivamente frente a un volante!

Si en esta República se multara, como debe ser, a todos los violen las normativas de tránsito dispuestas, sin discriminación clasista, aun con las penalidades que se establecen  actualmente, se pudiera pagar una gran parte de la deuda externa con  los recursos captados, siempre y cuando el fantasma de la corrupción no aparezca.

¡Mano dura y voluntad política, es todo cuanto se requiere, para concienciar a los que se tienen como conductores desaprensivos! Más que otra cosa, conocedores del sistema permisivo y preferencial personalista, que  aquí se estila.

Rolando Fernández

Los pueblos tienen los gobiernos que merecen

Hay máximas muy reveladoras de realidades concretas que se verifican a diario, como esa de carácter sociológico que encabeza esta humilde opinión.  Muy buen ejemplo de eso se tiene en la República Dominicana, donde los gobernantes alcanzan el poder por el voto libérrimo de la población, y por supuesto, llevan a cabo las gestiones que la gente merece.

Los políticos, que son los que dirigen, proceden según la forma de pensar de los sufragantes, que en su mayoría lo menos que tienen es conciencia ciudadana; y por tanto, les importa muy poco el destino futuro del país.

Lo que más interesa a una gran parte de la mayoría de los votantes, es agregarse al tren de la política comercializada; y claro, acomodarse en el vagón de la corrupción estatal, procurando además, las lenidades de la justicia dominicana.

Esa es la razón fundamental de la crisis económico-social que se verifica entre los dominicanos; de la desvalorización de la gente; del desorden institucional fehaciente; como, de la delincuencia a todos los niveles, que cada vez se torna más incontrolable en el país.

Lo que más se estila aquí, es patrocinar partidos y gobiernos, para luego ir en procura de prebendas y beneficios personales o empresariales. Y, cuando no se logran, se comienza a criticar a los mismos que se ayudaron a subir.

Los gritos y las opiniones en contra se escuchan por doquier.  ¡Que lástima que así sea!; y que no se piense en llamada “mea culpa”, para reflexionar, escarmentar, y corregir decisiones pasadas.

Conciencia y valoración personal, o de los grupos empresariales patrocinantes, es lo que se requiere, para no dejarse seguir confundiendo con las argucias de todos estos politiqueros comerciantes y demagogos. El próximo proceso electoral está casi a la puerta; ¡será una prueba más!

Rolando Fernández

Contar siempre con el pollo y el moquillo

A veces hay aspectos con los que no se cuenta en el accionar humano.  Decían antes los campesinos versados en sus quehaceres cotidianos, con vivencias suficientes para vaticinar, que siempre se debe “contar con el pollo y el moquillo”; lo cual, llevado a un lenguaje de más nivel significaría, proceder con agudeza y prevención en todos los actos de los hombres.

La frase viene a colación, en vista de que, según ha venido recogiendo la prensa local, muchos de los llamados “leonelistas”, al quedar sin cabeza ahora, de cara al próximo torneo electoral, están mostrando su disposición de pasar a formar filas con el grupo fiel al licenciado  Danilo Medina, que es el que más se perfila como  seguro candidato, idóneo, por el PLD, con muchas probabilidades de alcanzar la primera magistratura del Estado, en los comicios del año 2012.

Como ha de suponerse, la actitud de los nuevos agregados ha sido recibida con mucho júbilo y algarabía por parte del señor Medina, y sus seguidores leales, contando con que, ello les permitiría lograr una mayor ventaja dentro del partido, y quizás, a lo externo de mismo, durante las elecciones generales.

Ahora, cualquier pensante medio, con un poco de vuelo político, analizaría los probables efectos negativos que se puedan derivar de esas adiciones, que serían “el moquillo del pollo”; por lo que no solamente, deben reportar complacencia las recepciones de ese tipo;  sino también, inducir a la prevención, y  a tener un poco de cuidado.

Ponderar que, no todos los que puedan llegar están libres de pecado, como se diría en el contexto religioso. Y que, aunque es muy cierto que algunos podrían sumar posibilidades, sólo a nivel de una parte de la base del partido, ya pensando en la presidencia de la República, también existe la probabilidad de que puedan restar dentro de la otra (la marginada hasta ahora en las gestiones peledeístas), como en cuanto a la sociedad en general.

El primer aspecto a considerar,  por consiguiente, debería ser la supuesta imparcialidad, respecto de todos los pre-candidatos, o el posible apoyo del presidente Leonel Fernández, en favor del nuevo grupo puntero, y el eventual futuro político de éste, en términos de aspiraciones, ante la posibilidad de que alguien en capacidad de hacerle sombra, tanto a lo interno de su organización política, como a nivel nacional, lo que obviamente le daría mayor influencia dentro del partido, con sus derivaciones obvias, logre alcanzar la dirección total de los destinos del país.

Por otra parte, hay  preguntas que no se pueden dejar de lado; y que, procede el tratar de encontrarles respuestas: ¿Debido a qué se optó por la no reelección presidencial, no obstante los grupos aupantes, como las condiciones favorables que se tenían?  ¿Descanso transitorio durante un periodo? ¡El poder  no cansa! O, ¿Se pensó en la alta tasa de rechazo acumulada, previendo un derrumbe estrepitoso del perfil logrado? Pero, además, ¿existe la posibilidad de que se haya ponderado, una eventual cosecha muy incierta y desfavorable, en el sentido de la situación económica nacional por venir, producto de los desaciertos sembrados, para complacer intereses particulares? ¡Magnífico cuestionario!

Si la respuesta que se logre obtener, es la alta tasa de rechazo que se perciba, como causa fundamental, es muy lógico entender que, la misma podría tener efecto traslativo a través de los que han estado disfrutando del poder, en busca ahora de una nueva sombrilla protectora, que les permita  continuar degustando de sus mieles; pero bajeados ya, como dice el pueblo común, e indeseables a la vez. ¿Sumarían? No, todo lo contrario; restarían, y mucho más.

Entonces, danilitas y cabeza, ¡ojo pelao!, que no todo debe ser celebración en estos  momentos.  Preferible sería, el tratar de ganar prosélitos o afectos a lo externo del partido, cuya base aún es exigua.  ¡Sería mucho mejor colchón!

Luego, a contar con el moquillo también, ¡que nadie se pierda!

Rolando Fernández

Pensamiento: “Toda verdad, debe ser siempre dicha en su momento, para que el mundo curse mejor”.

Nuestra madre mayor, LA TIERRA, también necesita de nosotros

Ahora que nos encontramos en el denominado mes de las madres, convencionalmente denominado así, por ser el período del año en que se han fijado días determinados, económicamente hablando, para la comercialización de todos los efectos que se puedan adquirir, y con los que se tratará de halagar a las progenitoras utilizadas como canal, para la encarnación terrenal de sus congéneres descendientes, cuan loable sería aprovechar la ocasión, para también identificarse, honrar y manifestar gratitud a la madre principal de todos, LA TIERRA.

Sí, a la hoy tan abusada y maltratada Madre Tierra, que nos acoge siempre en su seno; que todo lo proporciona; que nos nutre con sus inmensos recursos minerales, vegetales y animales. Nos alimenta como sus pequeños hijos; y, nos abriga de forma incondicional.

Aquella que, lo que debe recibir es cuido, amor desinteresado, y muestras de agradecimiento extremo; para la que no hay que desplazarse hasta las tiendas a comprarle un caro o insignificante regalo, normalmente para cumplir, en adhesión a una moda costumbrista social generalizada.

Según señala Bárbara Marciniak, en su valiosa otra: “Tierra (Las Claves Pleyadianas de La Biblioteca Viviente)”, “Ella puede ser considerada como una Diosa Madre – como un aspecto de la existencia que os abastece, os nutre, os alimenta y os abriga ­-.  Es vuestro hogar y es vuestra madre, la fuente de la cual venís.”

Con la misma se debe actuar también, del mismo modo en que lo racional aconseja hacerlo, con la madre biológica directa: amarle y protegerle incondicionalmente, para lo cual, acogerse a la elección de un sólo día resulta impropio.  Procede por igual, observar con ella, ese comportamiento durante todo el año. ¡Lo merece!

La Tierra necesita de nuestro calor, como entidad viva y biológica que es también.  Siente y padece, tal cual los mismos humanos.  De modo semejante,  lo hacen las demás especies que habitan sobre su faz, vegetales, aves, animales, etc.

¡Cuidémosla, amémosla; no le maltratemos más!

Rolando Fernández

Pensamiento: “Toda verdad, siempre debe ser dicha en su momento, para que el mundo  curse mejor”.

Teorizando de nuevo sobre la educación nacional

Que fácil resulta teorizar desde algunos escenarios favorables, con el espaldarazo de gente de ultramar, desconocedores en gran medida de la realidad socio-económica dominicana.  Todo en base a estudios diagnósticos subjetivos, tintados muchas veces con el color de intereses particulares de difusión presupuestada.

Según el diccionario enciclopédico “Larousse”, toda teoría es: “Conocimiento especulativo, ideal, independiente de toda aplicación”. Y, eso es lo que siempre aquí se ha estado haciendo, sobre un tema tan delicado y neurálgico para cualquier pueblo, como lo es la educación, con sus problemáticas relativas.  ¡Sólo teorizar desde suntuoso despachos y cómodas tribunas!

El asunto vuelve sobre el tapete, a raíz de una reseña periodística que publicara el medio Diario Libre (Mariela Mejía), del 19-5-11, sobre las conclusiones de uno de esos estudios diagnósticos, titulado, “La equidad de género en la educación básica”,  realizado y presentado  por el Consejo de Educación de Adultos de América Latina y el Caribe, como también el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  y el apoyo de un grupo de organizaciones sociales y de mujeres del país,

Lo que ahora ha salido a relucir en ese trabajo es que: “El currículo del nivel básico necesita ser revisado porque es androcentrista. Que, también se requiere una transformación en las relaciones entre los alumnos y los maestros para fomentar la equidad de género en las escuelas”. ¡UAU!, hermosas conclusiones.

Por definición, el androcentrismo es, según un diccionario de historia en la red: “Visión del mundo en términos masculinos, reconstrucción del universo desde una perspectiva masculina. El centro de todo es el varón. Las mujeres son objetos más que sujetos: se actúa sobre ellas, las mujeres no actúan. El varón es la referencia. Se trivializan los problemas y experiencias de las mujeres”.

Asociando ese concepto con la conclusión señalada, es fácil inferir hacia donde se dirige el propósito de dicho estudio, quedando confirmado con el parecer que externara la señora Magaly Pineda, directora el Centro de Investigación para la Acción Femenina, que fungió como asesora de los extranjeros, al señalar que, “en las escuelas aún hay desigualdad y puso como ejemplo que todavía se les organiza en filas de varones y hembras. Pero además que, en el renglón de Educación Física se observa una separación por sexos para realizar las diferentes actividades, y que es un ámbito privilegiado de los varones en el que las niñas tienen menos oportunidades de desarrollo que los niños”.

Esa es una opinión respetable; pero, probablemente, muy poco compartida; no por razón de machismo alguno, sino por la obligada discriminación entre ambos, desde una óptica, lógica racional. Parece ser que ella, a lo  que aspira es que, no se establezca ningún tipo de diferenciación entre ambos sexos, incluso para fines de la realización de las actividades deportivas, pues considera que ambas estructura orgánicas fueron diseñadas, aptas para competir en todos los órdenes, lo cual está por verse a nivel científico. ¡Ojalá siempre sea así! Ahora, convendría mucho a la señora Pineda, la lectura de la obra “LA INCOGNITA DEL HOMBRE”, del doctor Alexis Carrel.

Tampoco parece ser de consenso, otro aspecto al que se refirió   esa respetable dama, en el sentido de que el personal de las escuelas masculinice o feminice asignaturas, refiriéndose a las matemáticas y el español, respectivamente.  Posiblemente, haya poco tiempo para actitudes de ese tipo, con un desempeño tan deficiente, como el que se registra  a nivel de las aulas escolares nuestras, con el agravante del poco entusiasmo y sentido de responsabilidad que ostentan los alumnos hoy en día.

Es por ello que, reflexionando sobre la forma en que opera el sistema educativo nuestro, principalmente el público, y reparando con atención en sus problemas y precariedades, se advierte con facilidad que, recomendaciones de ese tipo – “revisar equidad de género a nivel  básico” -, caen dentro del marco de lo teórico inaplicable, si es que se piensa comenzar a enmendar  con eso.

Las decisiones e iniciativas de carácter correctivo en esa área aquí, tienen que procurarse por otras vías.  Lo primero que se debe hacer es despolitizar el sistema, con la ejecución de las demás acciones inherentes necesarias; y segundo, pagar al personal docente salarios satisfactorios y atractivos.

Además, motivarle con otro de tipo de compensaciones, para que en la prensa nacional no sigan apareciendo titulares tales como: “Anadeclip suspende servicios a maestros”  (Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados); obviamente, por la falta de pago de la ARS-Semma. (Diario Libre, del 19-5-11, página 10)

Sobre aspectos así, es que se deben realizar estudios diagnósticos dentro del sector educativo nacional, a los fines de introducir las medidas regulatorias y mejoras pertinentes. ¡Nada se va a lograr teorizando más!

Procedería incluir aquí, a manera de colofón que, la gran problemática educativa nacional actual, debería ser analizada también en un contexto comparativo, respecto de lo que el mismo fuera en la otrora “Era de Trujillo”, a propósito de los cincuenta años de su desaparición, en la que un bachiller de entonces se reportaba, y calificaba, como maestro de primera enseñanza; mientras que ahora, cinco décadas después, los que así se reciben anualmente, a penas saben leer y escribir, malamente, en su gran mayoría.  El  quiera comprobar esa lamentable realidad, que trate de impartir un par semestres a estudiantes principiantes en la UASD, principalmente. No es que tampoco, se encuentre mucha formación básica a nivel superior.

Rolando Fernández

Pensamiento: “Toda verdad, debe ser siempre dicha en su momento, para que el mundo curse mejor”. (RF.)

Escándalo internacional Strauss-Khan: Inquietud preocupante

De acuerdo con el prontuario de ejercicio político y profesional del señor Dominique Strauss-Kahn, hoy en libertad provisional bajo fianza, por el problema judicial del 15-5-11, con las mismas condiciones que se aplicarían a un delincuente cualquiera, ex flamante “jefote” del Fondo Monetario Internacional, siendo Ministro de Economía y Finanzas en su país (1997-1999), fue obligado a renunciar de la posición, acusado de corrupción.  (Véase periódico  “El Día”, del 20-5-11, página 30).

Aunque el mismo fuera absuelto y liberado del cargo, dos años más tarde (2001),  no hay duda de que, el rastro de funcionario corrupto debió haberle quedado por lo menos, conociéndose como son esos casos manejados en  muchas ocasiones, tratándose de personas influyentes que desempeñan cargos públicos; y más aun, cuando son adinerados, como en esa situación.

Resulta muy inquietante entonces que, con un precedente de esa  naturaleza, y siendo político de los de nuevo cuño, muy poco confiables por cierto, ese señor fuera designado como director gerente del Fondo Monetario Internacional, en el año 2007, siendo ese un organismo prestamista internacional, que se considera interventor directo, como injerencista controlador, en los asuntos económicos de los países que subvenciona con sus préstamos altamente condicionados.

Y que, según se proclama, el mismo dizque intenta promover el buen manejo de los recursos que suministra, como la efectiva administración de la cosa pública; lo que lógicamente, implicaría la no corrupción, y el no despilfarro de los recursos financieros asignados por parte de ése.

Pero además, ya siendo un funcionario de esa categoría, generó un escándalo también mayúsculo, en el 2008; reconociendo en ese tiempo que, había mantenido relaciones extraconyugales con una economista del FMI, lo que motivó la investigación que se estila; pero de seguro,  manejada con paños tibios, como se dice popularmente, para no escandalizar mucho a nivel internacional.

Se disculpó en ese entonces; y al parecer, el consejo de administración de dicho  organismo crediticio le perdonó, siguiendo ese “turpén” en el cargo; para ahora, hacerles pasar la connotada vergüenza del 15 de mayo del presente año, con todas las acciones judiciales subsiguientes en su contra, y  los efectos de descrédito que se puedan derivar para su empleador.

La gran pregunta inquietante sería, por supuesto, ¿por qué se nombra ese señor desde un principio, en una posición tan relevante, con un perfil ético-moral en tela de juicio, situación esa que no podía ser desconocida por las altas instancias del FMI.?

Su designación podría tener diversas lecturas; entre ellas, el porqué de la gran preocupación de  muchas personas pensantes en los países que ese organismo selecciona, y explota como mercados para la colocación de los cuartos de los ricos del mundo, en calidad de préstamos subyugantes; y es que, a ellos lo que menos les importa, es eso del control y combate a la corrupción administrativa estatal.

Se tiene la percepción de que, es todo lo contrario; de que probablemente lo que hagan sea, tratar de apañarle y promoverle de manera indirecta, para que les sigan cogiendo prestado. Que todas esas proclamas de dirección y control sobre las economías, pinceladas con actitudes moralistas, no son  más que pantallas para engañar a los pueblos, que son los que al final tienen que pagar los platos rotos, en componenda con los políticos que ostentan el poder.

¡Hechos tan cuestionables, como ese que en el presente ocupa la atención mundial!,  podrían estar dándoles la razón a todos los que así piensen, con relación al citado organismo internacional.

Rolando Fernández

Pensamiento: “Toda verdad, debe ser dicha siempre en su momento, para que el mundo curse mejor”.  (RF.)

¡Tanto saltá, pa quedá siempre enganchaos!

Después de tantos brincos, pataleos, escarceos y argumentaciones por parte de ambos sectores, empleadores y empleados, parece ser que  todo ha llegado hasta donde los primeros querían; y lo segundos, han accedido a la baratura como siempre, transcurridos dos años de conversaciones y solicitud de revisión salarial. ¡El tiempo invertido no se corresponde con lo logrado!

Sí, y es que en verdad, con lo que se ha conseguido, según recoge la prensa local,  apadrinado por el Comité Nacional de Salarios, y la mediación del ministro de Trabajo, Max Puig, aumentos de RD$1,440.00; RD$990.00; y, RD$877.00, el l7% del sueldo mínimo, en proporción a las escalas correspondientes, los sacrificados empleados difícilmente puedan paliar un poco las crisis económica que les afecta, que era en sí el móvil real del asunto; con el agravante de que, esos míseros incrementos pasarán a reflejarse en los precios por la adquisición de los bienes y servicios requeridos.

En el caso de los vigilantes privados, por ejemplo, sector en el que los pesos aumentados serían de RD$1,214.00, ¿qué va a resolver  esa gente con eso, teniendo que pagar caros pasajes y comer, aunque sea malo, durante cada tanda de servicio? ¡NADA!

Pero, en sentido general, un aumento tan insignificante a los maltratados trabajadores, en un país carente de servicios públicos básicos, tales como: educación y la salud; en que además, se  paga la energía eléctrica, imprescindible, más cara y mala del área, con las implicaciones de tener que comprar gas, trementina, o un pequeño inversor para poder medianamente alumbrarse la gente; en el que igual ocurre con los combustibles, aumentados medalaganariamente cada semana, con el efecto traslativo que provoca en el costo del transporte, podría considerarse como una burla.

Es mofarse de los que menos pueden, al compararle con los lujosos emolumentos mensuales,  complementados fuera de nómina, que reciben los funcionarios públicos de la nación, incluidos muchos seudos congresistas y alcaldes, algunos de ellos analfabetos.

Entonces, con distorsiones salariales tan alarmantes, como es  lo que igual ocurre, con respecto a los míseros sueldos que reciben nuestros guardias y agentes del orden público; y, los niveles de especulación que se verifican en el país en todos los renglones de la vida nacional, no se quiere, y se persigue por supuesto, a los que se conectan ilegalmente al tendido eléctrico, por no poder pagar, en su mayoría; a los que mercadean con las drogas; y, a lo que delinquen en todos los ordenes; claro con discriminación de clases sociales que se estila dentro del sistema.

Habría que preguntarse en consecuencia, ¿se va a dejar morir la mayoría; mientras sólo un pequeño grupo vive bien, y trata de quedarse con todo? Esa es la primera variable a despejar dentro de la ecuación de las necesidades y penurias de alta prioridad que afectan a la sociedad dominicana, por parte de los políticos y autoridades respectivas. ¡Trabájenla!

Rolando Fernández