“Yo hablo”. ¿De qué señor presidente?

 

Con esa afirmación, aparecida como noticia de primera plana en el medio “HOY”, edición de fecha 27-10-17, que obviamente lució para salir del paso, respondió el primer mandatario de la nación a los periodistas que le cuestionaron, tratando de conocer su parecer respecto del comunicado emitido por la Sociedad Dominicana de Diarios (SDD), con relación a la poca frecuencia con que el mismo se somete a preguntas provenientes de los informadores públicos, en pleno ejercicio de sus labores.

¡Qué más quisiera la gente en este país, que oír la voz informativa y orientadora de su presidente! Pero, con el mayor respeto que él merece, por su alta investidura, y hasta como persona en sí, se puede decir que su afirmación está muy lejos de la verdad. Las muestras están de sobra.

Sus palabras solo suelen escucharse públicamente de ordinario, durante las llamadas visitas sorpresas al interior que realiza, por el propósito que subyace en esas; “se está casi obligado” en aquellos entendidos escenarios electoreros, según es lo que se infiere.

El grueso de los dominicanos está deseoso de escuchar sus alentadoras palabras, como conocer sus opiniones, aun sea a través de la prensa escrita local, en torno a las principales situaciones calamitosas y apremiantes que vienen acosando a sus gobernados, sin que nadie les oriente debidamente, incluido usted, en términos de las soluciones oportunas que se procuran; las gestiones que se realizan; y, las esperanzas a cifrar que se pueden tener.

Es más, muchos aquí quieren escuchar su voz, como presidente con años de gestión, hasta para ver si el tono no le ha cambiado, producto de la borrachera que por lo regular provoca el poder.

¡Pero, qué va! La ciudadanía continúa quedándose con el deseo de algo escucharle decir, o leer de usted, en pos de satisfacer inquietudes “aguijoneantes”; saber en qué pie está parado el país; y, si hay expectativas halagadoras que puedan mitigar los desasosiegos presentes, etc., etc.

De igual forma, qué se está haciendo para combatir la alarmante corrupción estatal, decorada con la impunidad de estilo, que sin duda han proseguido ambas mayor que antes, con ahínco durante los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), lo nunca esperado entre los dominicanos, tras la ida física de su mentor y guía primigenio, el gran maestro a emular y honrar póstumamente. ¡Qué gran chasco ha sido todo! ¡Ay, si don Juan pudiera ver, y aquilatar las actuaciones a posteriori de sus ex-alumnos!

Además, el escenario de delincuencia, criminalidad, narcotráfico y drogadicción en que ha sido convertida la nación dominicana; el debilitamiento de sus instituciones bases; y, la real situación económica del país, al margen del seudo crecimiento y desarrollo que tanto se cacarea, para embaucar a los tarados que aún quedan en esta Tierra, azotada y saqueada por los políticos de nuevo cuño que se gasta su sociedad.

¡Hable señor presidente!, y no solo diga que lo hace, como respuesta de momento.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

De nuevo el ardid politiquero de las encuestas. “¡Qué bien!”

Tan lejos que está aún el “matadero” electoral dominicano, a celebrarse en el año 2020, y ya los embaucadores políticos nacionales, con perfiles bastante conocidos todos, comienzan sus aprestos manipuladores: engañar otra vez a los incautos; mientras, los vendedores de opinión, e imágenes personales – las empresas encuestadoras – también ya empezaron a hacer su agosto.

Se debe recalcar que las empresas que realizan muestreos, todos, por lo regular con escenarios para investigación seleccionados, escogidos de antemano, son negocios lucrativos, cuyos clientes directos o indirectos, a nivel de los servicios que se ofrecen, y que son los paganinis, siempre salen favorecidos en términos de preferencias o aceptación pública. Si los datos recogidos y publicados no les favorecen, se pierden esos usuarios, ipso facto.

Por consiguiente, muy pocos son los que aún creen en todas esas falsedades preferenciales que aquí se hacen públicas, con el coro sonoro siempre de grandes titulares periodísticos, pagados también obviamente.

Se sabe muy bien que los políticos aquí, ninguno, nada que presentar les avala; ni mucho menos, qué ofrecer tienen en realidad, para estar ofertándose como opción de poder a dirigir los destinos nacionales. De ahí que, eso de estar procurando saber niveles de popularidad en el seno de la población, no es más que otro teatro politiquero manejador de la gente.

Aquellos que actualmente se encuentran disfrutando de las mieles del poder, y que desde cuando se instalaron para un segundo mandato de gobierno, vienen trabajando con el proyecto reeleccionista en curso, avalan y justifican sus aspiraciones en base al bocinaje cacareador pagado que les sirve;  con amplios titulares propagandísticos en periódicos;  y, los juicios de los tarados que se dejan usar como borregos para estar recomendando, por las limosnas que reciben, y que no reparan en que salen de los mismos cuartos que ellos pagan de manera compulsiva, a través de los tributos que les cargan.

Qué han hecho en realidad los de turno, que no sea promover más aún la corrupción estatal; preservar la impunidad compañera; dejar que la criminalidad y la delincuencia continúen actuando por sus fueros a nivel local; endeudar el país hasta la coronilla, sin contemplación alguna; y, empeñarle de alguna forma, sin detenerse a pensar en que a las futuras generaciones se les llevará el diablo, por no poder contar con los recursos necesarios para  honrar los compromisos legados por los políticos desaprensivos que se ha venido gastando el país durante las últimas décadas.

Mientras tanto, los “noveles”, como los viejos politiqueros que aspiran a “subirse al palo” en esta ocasión, que dizque constituyen la oposición, no representan tal cosa. ¿Qué pueden esos ofrecer, que no sea más de lo mismo? Amén de que, como es lógico   suponer, van a procurar con creces la recuperación de las inversiones que realicen en sus aprestos.

Dominicanos, “¡Ojo al Cristo!”, como dice la máxima. No se estén llevando de encuestas, realizadas en escenarios seleccionados, al igual que las formas de muestreos, y los datos acotejados después, para confundir y vender falsas imágenes. ¡Que el próximo presidente de este país salga de las urnas, y no de encuestas interesadas!

¡A abrir los ojos compatriotas!, qué para estar dejándose engañar está buen ya.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

La moderación al expresarse es siempre necesaria. ¡No importa el escenario!

 

Según sostienen algunos hombres duchos, entendidos sobre el arte de la palabra hablada, un alto porcentaje de los pleitos se gana con la boca, refiriéndose obviamente a cuánto reflexionado se pueda decir, el cómo, y la oportunidad con que se haga.

De ahí que, el mucho hablar sin sosiego, y en una actitud exacerbada, utilizando términos descompuestos en correspondencia, acompañados además de gesticulaciones con ribetes algo agresivos, como fuera del tiempo exacto, puede dañar significativamente el ejercicio del periodista, o comunicador social, cuando de esas disciplinas se trata, al entrar en contacto con los interlocutores oyentes.

Para exponer a partir de realizar cualquier análisis, informar respecto de algún asunto importante, o hacer cualquier denuncia, no hay que recurrir a un vocabulario cargado de agresividad, y a veces hasta la utilización de palabras soeces incluidas, tal es lo que ocurre con frecuencia a nivel de la radio y la televisión local nuestra.

La moderación, el sosiego, la explicitud, como la ausencia de egotismos siempre, deben estar presentes en cualquier tipo de exposición oral, sin importar la naturaleza propia del tema, y son elementos partes del buen juicio, del arte de informar, y de convencer a los demás.

Con tacto suficiente, y la sobriedad debida, son muchas las cosas que se pueden decir, edificar a la sociedad nuestra en este caso, desde el micrófono o la pantalla de televisión, sin vejar, ni herir a nadie; tampoco aprovechar la oportunidad que se tenga para comunicarse con una gran masa receptora; y menos, ostentar actitudes de fantochería, osadía marcada, como creerse con mayor hombría que los demás; o, “mujerencia” también, como se da en algunos casos, en que aparecen brabuconas altaneras, poco pensantes.

A reflexionar, periodistas y comunicadores nacionales, a los cuales les sirva el traje, ¡que se tienen unos cuantos entre nosotros!

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wprdpress.com

 

 

¡Cuánta politiquería electorera barata!, haciendo provecho de lo nuevo importado

 

Ahora venimos con otra copia, la aceptación de un enlatado más: celebración del “Día Internacional de la Niña”. Ya el sustantivo niño parece que dejó de ser un genérico, como siempre se ha creído. Claro, se corresponde la nueva concepción con la corriente de pensamiento moderna de la mal asimilada liberación femenina.

Mediante decreto No. 357-17, el presidente de la República, Danilo Medina, declaró el 11 de octubre de cada año, como día para esa celebración en el país. ¡Una nueva “fiesta” sin sentido en realidad!

“Reconocer el empoderamiento de la UNICEP, y de que la inversión en las niñas es fundamental para lograr los objetivos del Desarrollo Sostenible”. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? ¡Cuánta retórica y demagogia a granel! (Véase: “Diario Libre”, del 12-10-17).

En lo que se pierde tiempo entre nosotros, con tantas cosas sociales pendientes de reflexión sosegada, y que requieren solución inmediata en esta República bananera.

Eso no es más que, para complacencia a los injerencistas extranjeros, que siempre están en pos de los cambios en los paradigmas nacionales, a que tanto aspiran los organismos alienantes destacados. Y, como es lógico suponer, se capitalizan tales mandatos políticamente a lo interno en esta narigoneada nación.

Rompiendo con lo que han sido las tradiciones, las costumbres, y la idiosincrasia de los dominicanos, como tratando de transculturizarlos en mayor grado aún, se hacen mucho más fáciles los manejos desde el exterior, recibiéndose siempre el eco concursante de las cajas de resonancia locales denominadas ONGs., y los políticos entreguistas que se gasta el país.

Con respecto al nuevo invento de escoger a una niña para “Vicepresidenta de la República por un día”, que es un ardid a todas luces, se dijo, en correspondencia con lo anterior expresado, que fue una iniciativa auspiciada por una de esas “coristas” locales, “ONG Plan Internacional, para destacar la lucha a favor del futuro de las niñas dominicanas”.  ¡El nombre de esa lo dice todo!

Tal declaración festiva infantil luce ser más un proselitismo electoral que otra cosa, asociado directamente con la nueva corriente de pensamiento denominada liberación femenina, se debe recalcar, que tiene una representante muy significativa en el país, con aspiraciones a dirigir los destinos nacionales, la vicepresidenta de la República.

Como se sabe, tenemos ahora entre los dominicanos, al igual que en otras latitudes extranjeras: “Día del Niño”, que dicho sea de paso es un sustantivo genérico ese último, se debe reiterar; “Día de la Mujer”, que deben ser todos los del año, por su importancia sobre el planeta Tierra; y, “Día de la Niña”, que es un invento con poco sentido.

Luego, solo faltaría entonces la instauración del “Día del Hombre”, otro genérico (hombre y mujer), para completar el esquema relativo dentro de la especie humana. A ver, ¿a quién se le ocurrirá la idea?

Esperemos por el nuevo decreto presidencial en ese tenor, para seguir embaucando políticamente a nivel local, y haciendo provecho de los enlatados que se reciben, como complaciendo a los injerencistas consuetudinarios del exterior.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

 

La “muleta” que el hombre siempre necesita: una MUJER

Todo varón nace de una hembra. Esa lo identifica después hasta por la respiración. Nadie conoce los hijos, mejor que las madres que los traen al mundo.

La dependencia emocional con respecto a las progenitoras se hace siempre imprescindible, y la misma se torna traslativa después hasta quienes se espera les sustituirán, las MUJERES compañeras durante las corrientes de vida a cursar por los hombres, que son en verdad las “arquitectas” de las tribus sanguíneas directas, necesarias, a conformar.

El soporte femenino para todo varón nunca debe faltar, y no aceptar su imprescindibilidad concursante, denota una tozudez egotista, que más temprano que tarde, acarrea situaciones vivenciales de las cuales se habrán de derivar efectos dañosos en los diferentes órdenes.

Al igual que, “detrás de todo hombre que se destaca y triunfa siempre hay una MUJER”, como reza una expresión popular, aunque en buena lid cabría agregarle, cuando ocurre lo contrario, o la que está es una seudo mujer, los diferendos en los comportamientos observados por el varón, actitudes, y los progresos que se obtienen, se notan a distancia. ¡Ese consiguió una buena MUJER!, es lo que de ordinario se escucha. MUJER, la que en verdad lo es; conocedora de sus deberes y responsabilidades, que honra siempre con abnegación.

Es muy probable que muchos no estén de acuerdo con el parecer expuesto, como es posible que también se produzcan las excepciones, como en todo. Ahora, precedentes de fracasos, desorientaciones, y hasta serios quebrantos de salud, por falta de ese soporte natural, la media naranja, están siempre a la vista, por más que se les quiera atribuir a otras razones.

Solamente, aquellos predestinados, prohombres, que vienen al mundo con una misión especial específica, pueden triunfar prescindiendo de una MUJER a su lado; de ese equilibrio físico y emocional que manda la propia Naturaleza.

Y es que, esos tienen la virtud de poder manejarse solos, por estar incluida la condición dentro del prediseño de la corriente de vida otorgada. Así evitan la distribución de responsabilidades, en lo concerniente a la creación de familias, que puedan entorpecer el desarrollo de la misión terrenal asignada.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

a la vita, por mos, desorientaciones,  hasta serios quebrantos de saud, po falta de ese soportenatural, la media nara

¡Cómo se entretiene a los dominicanos!

 

Con tantos problemas pendientes de resolver en este país, la temática puesta ahora sobre el tapete, para llamar la atención obviamente, es la celebración de primarias abiertas o cerradas en los partidos políticos. “¡Gran puñao!”, como dice el pueblo. ¿En qué beneficia eso a la sociedad nuestra?

Y claro, el asunto está siendo analizado y discutido en busca de consenso a nivel del Comité Político del PLD, el nuevo despacho presidencial, desde donde todo tiene que emanar, en el marco de un mach  encabezado por los dos caciques de última: Danilo Medina y Leonel Fernández,  presidiendo la mesa, y con poses muy risueñas para coger cámara, teniendo como telón de fondo la foto ampliada del gran maestro, ¡una  burla innegable a sus predicamentos loables!, y en franca deshonra póstuma a su persona, para luego buscar homologación a sus despropósitos en la caja de resonancia llamada Congreso Nacional.

Es entre esos dos “prohombres” que se deben decidir los asuntos nacionales, dándole prioridad a los que puedan favorecer el ámbito político reinante, y las conveniencias de los grupos económicos allí representados, que son aquellos que costean campañas electorales cada cuatro años.

“Juego está trancado en el PLD; Leonel y Danilo en desacuerdo”, un titular periodístico para entretener, “HOY”, edición del 3-10-17, refiriéndose a una cuestión de “vida o muerte” para los dominicanos: las primarias abiertas o cerradas en las organizaciones políticas, los grandes negocios en la actualidad, para escoger las candidaturas presidenciales, en el marco de la Ley de Partidos, la manzana de la discordia en el Congreso Nacional, que tantos tumbos viene dando desde años. ¡Nadie afila cuchilla para su propia garganta!

Cualquiera se preguntaría, ¿y debe ser ésa la gran preocupación para el partido de Gobierno?, con tan amplio bocinaje repetidor en los medios de comunicación, frente a tantos problemas acuciantes que acosan a este país, incluidos los relativos a la corrupción y la impunidad, encabezados por el mayúsculo escandalo Odebrecht, que el día menos pensado va a dar el gran “zarpazo” punitivo a lo interno en Dominicana, impulsado obviamente desde el exterior, por la justicia orquestada “apadrinante” que se gasta esta nación.

Dominicanos, abran los ojos, y no permitan que estos trúhanes le sigan entreteniendo, diseñando estrategias para ellos continuar disfrutando de las mieles del poder, mientras a las grandes mayorías aquí se las está llevando el diablo, pasando crujías, y teniendo que soportar injustas cargas impositivas.

Inteligencia humana: Claro, ¡qué es inescrutable para la ciencia!

 

Uno de los llamados galenos (médicos), entre los considerados más envalentonados en este país, con especialidad en neurología, por lo regular aborda en los trabajos de edificación social permitida que publica en un importante medio de la prensa local, temáticas que resultan bastante intrincadas para la ciencia, en que evidentemente admite las limitaciones que enfrenta la misma, y que, por lógica, se hacen extensivas hasta muchos ostentosos del “gran saber” ante los demás.

¡Qué bien!, pues hasta cierto punto se pude considerar como un gesto de humildad; un reconocimiento a la condición humana de “ignorante consciente” que todo hombre debe admitir, al margen del amplio acopio de conocimientos que se haya podido lograr. ¡Paredes fuertes se tienen por lo regular!

En uno de sus últimos casos, el médico neurólogo que ocupa de ordinario nuestra atención por la importancia de los asuntos que trata, se refirió al tema de la inteligencia, exponiendo que ha sido la facultad más estudiada por la psicología durante siglos, más de tres señaló él.

Expresó sin rodeo alguno, “Sin embargo, a nuestro pesar, nadie sabe con exactitud qué representa, ni qué factores la componen. Los especialistas de las neurociencias han tratado de entender cómo se desarrolla ese proceso superior en la raza humana, mientras otros tratan de explicarla en su evolución”.

Aunque no nos consideramos quien, en términos de investigador, y mucho menos científico, para emitir una sólida opinión sobre una cuestión tan inescrutable, frente a un connotado profesional de la salud, y bastante estudioso en adición, como lo es el doctor José Silié Ruiz. sí que algo podemos decir al respecto, por haber leído un poco sobre la temática de que se trata, en el contexto esotérico propiamente.

Y, creemos que, amén de admitir su limitación conceptual con respecto a  la inteligencia, su composición, y demás factores inherentes a nivel de la especie humana, el connotado neurólogo debe dejar entrever la posibilidad de incursionar en el ámbito citado, que no nos parece ignore por completo, debido a los tropiezos cognitivos que él ha tenido, y no solo en cuanto a la inteligencia se refiere, sino con relación a otras área del saber también; aunque, dejando de lado un poco lo científico convencional, que  él solo honra a todo dar, no cabe duda.

Nos referimos a otra fuente de conocimientos, y quizás la más importante para los hombres (general), que es la  doctrina de la  llamada espiritualidad esotérica, esa a través de la cual es posible conocer el porqué de la especie humana sobre el planeta Tierra, y su verdadera esencia; como, la composición corporal de esos, que debe ser estudiada en su conjunto, para poder arribar a conclusiones certeras sobre determinadas condiciones que le son relativas; y, en cuanto a su origen, operatividad de cada parte, las afecciones de salud a la que se es proclive, y la evolución necesaria.

Se debe partir de que todos los hombres somos Atributos divinos para Manifestación terrenal del Altísimo; que en verdad somos entidades espirituales con un revestimiento de carne y huesos; que durante cada tránsito del Alma sobre el planeta se tiene una misión Superior que cumplir, y una carga kármica que conquistar, puesta sobre los hombros de cada cual.

También, de que la Vida (Dios Mismo) es Una, de la cual a cada hombre (Ego Superior) corresponde un fragmento en expresión durante una corriente cronológica, cronometrada siempre; como igual ocurre con la Mente, que es Una Universal, de la que toca una porción a cada uno.

Visto el asunto de esa manera, no sería tan difícil inferir qué es la inteligencia humana, y en función de qué están definidos sus grados de aplicación. “¡La Inteligencia es Una!”, y se otorga, parcialmente a los hombres, el nivel requerido, según los propósitos en sí de las corrientes de vida a cursar.

Pero, además, se debe tener presente, que el Espíritu es el principio inteligente del Universo, y que, por tanto, a él pertenece realmente la inteligencia, y no a lo que convencionalmente se conoce como el hombre mundanal. Qué Ese, al individualizarse y encarnarse para los fines señalados recibe el nombre de Alma, la cual debe ser considerada en su conjunto con el cuerpo físico para cualquier determinación, o diagnóstico. ¡El ser humano es materia densa y Alma!

Cabría agregar aquí, antes de proseguir, lo dicho por Sócrates (Platón), en ese tenor: “Si los médicos fracasan en la mayor parte de las enfermedades, es porque tratan el cuerpo sin el alma y porque, si el todo no se encuentra en buen estado, es imposible que la parte esté bien”.

Lo expresado tiene que ir diciéndole a la ciencia de dónde proviene la inteligencia de las personas, y los porqués de sus diferenciaciones particularizadas. ¡Qué al margen de lo divino, nada de consideración real se va a lograr saber sobre el particular!

Por lo que precede, se puede entender que la inteligencia no puede provenir de la materia, donde la ciencia convencional aspira a encontrar el origen de cada cosa. Y, ahí está la gran dificultad para poder conocer sobre la inteligencia en todas sus partes; conceptualizar la facultad, y saber las razones, en términos de sus grados exactos de expresión y utilización; como, igual pasa con otras condiciones humanas, inescrutables aún por parte de los científicos, verbigracia los tonos y formas de voz individualizados por completo durante la adultez ¿Por qué todos hablan de manera diferente? ¿Se sabe en realidad?

A propósito de la conclusión que al final agrega el doctor Silié Ruiz en su importante artículo, respecto de que, “los aspectos económicos tienen relación con la inteligencia de la población”. Y, agrega que, “no se puede olvidar que el pensamiento es “proteína”, grasa y azúcar, pero eso amerita otros y más profundos “conversatorios”, en que evidentemente asocia esos elementos con las disponibilidades financieras individuales, cabría transcribir a continuación lo siguiente, a los fines de una reflexión comparada.

“El pensamiento, ondas de energía sutil, emana del cuerpo mental del Espíritu que está localizada en la región supra cerebral, en el cuerpo mental, no limitándose a una secreción neuroquímica del cerebro físico, como cree la fisiología y la medicina terrenal, a pesar de que necesite del aparato físico (órganos específicos del sistema nervioso) para manifestarse en la materia.”  Obra: “CURA y AUTRO-CURA – UNA VISIÓN MÉDICO ESPIRITA”. Dr. Andrei Moreira.

La pregunta que asalta en torno a eso ultimo expuesto por el doctor Silié Ruiz, en personas interesadas por la temática obviamente, es ¿cómo asociar condición económica, entiéndase satisfactoria, proteína, grasa azúcar, con el Espíritu encarnado, salvo que no sea como complemento exterior? ¡No necesitaría nada de eso en sí mismo!, es lo que se cree, por su procedencia Suprema.

Ahora, no sería difícil hacerlo con respecto al cerebro físico, en términos de su funcionabilidad de retransmisión de los pensamientos que desde la entidad superior emanen; aunque, se supone una correspondencia obvia entre ambos, debido al prediseño de cada corriente de vida en curso. Siempre se dispondrá de lo que él necesite para su manifestación, y dirección humana.

Según se puede apreciar, no es un tema tan fácil de explicar, como de exponer éste, por la profundidad que reviste, aunque algunas cosas sí es posible plasmarles. ¡Se trata de hacerlo!

Ahora, lo que sí resulta fácil de entender es que,  los científicos van a tener que “dar su brazo a torcer”, y reconocer lo divino en que está sustentado el Universo, para poder comprenderle en gran parte, incluido el microcosmo-hombre, como al igual también lo son ellos.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

¡Qué proyectazo!, “Ciudad Mujer”, en Dominicana

 

La verdad es que, en este país se ven cosas, cositas y “cosotas”, como dice el pueblo. Cualquier pensante medio se haría la amplia pregunta, ¿y cómo es posible que, en un presupuesto público, con el ardid embaucador de estilo, deficitario, como justificación para seguir cogiendo cuartos prestados, que se usarían como “cobertores” de los recursos faltantes, se esté incluyendo un proyecto como ese, con una inversión de RD$1,138 millones, según fuera publicado, que se puede considerar a todas luces, como más politiquero que otra cosa?

Claro, es obvio que, una iniciativa de esa naturaleza tiene que ser impulsada por una mujer, defensora del feminismo a ultranza, según es lo que se aprecia, y con aspiraciones políticas, en el orden de alcanzar alguna vez la primera magistratura del Estado nacional, la vicepresidenta de la República.

Además, ese debe ser otro de los enlatados importados transculturizantes, que hacen blanco en algunas ONGs locales; que reciben coro promotor allí; como, la complacencia procurada en ciertas autoridades nuestras.

Las narices de los organismos internacionales de financiamiento tienen que andar rondando por ahí también – mercado para la colocación de recursos financieros -.  Se dijo que la obra cuenta con la asesoría técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y obvio inferir, que prestará los cuartos en adición. “¡Qué bien, más deuda!, ¿A cambio de qué?

Como es lógico suponer, esta acción constructora está recibiendo el espaldarazo de lugar, por parte de otra que se entiende como de las promotoras en Dominicana de la nueva corriente de pensamiento – liberación femenina -, la envalentonada fundadora y primera presidente de la Asociación Dominicana de Mujeres Empresarias (ADME), Mildred Josefina de Sánchez Noble, por cuyos rasgos faciales (fisiognómica), algunas características de jefatura, o mando, egotismo, etc., se pueden deducir.

Según ella, “representa una importante iniciativa que contribuirá al empoderamiento de las mujeres dominicanas”. Y agregó, “Ciudad Mujer reunirá en un solo lugar todos los servicios que requieren las féminas para su desarrollo, como son salud sexual y reproductiva, empoderamiento económico, asistencia legal, apoyo en caso de violencia de género, cuidado infantil, capacitación y empoderamiento económico para mejorar sus condiciones de vida”. ¡Cuánto subjetivismo, y demagogias que se desbordan! (Véase: periódico “HOY”, edición del 28-9-17, página 1E).

Se supone entonces que, todas las instituciones estatales que se tienen en el país, creadas para cumplir con muchos de esos propósitos, y en capacidad de hacerlo, si no fuera por la falta de voluntad política, y que solo son usadas como “huacales” para reciprocar con los compañeros del partido, van a desaparecer ipso facto, tan pronto se concretice la realización de la referida ciudad; verbigracia, el “dichoso” Ministerio de la Mujer. ¿Qué se hace desde allí? ¡Nada!

Esa “fabulosa” idea, tan chocante frente a una sociedad con marcadas precariedades apremiantes, en términos de servicios públicos imprescindibles, entre otras carencias, se parece bastante, en parte, a la de construir la “Ciudad Juan Bosch”, que denota fines politiqueros más bien, y de favorecer a algunas empresas amigas dentro de ese sector.

¡Ay!, si el gran maestro, el viejo cascarrabias querido por tantos, pudiera ver y aquilatar muchas de las cosas que allí se han hecho, utilizando su nombre para promocionar aspiraciones políticas, y no para servir al pueblo, como era su concepción dentro del marco de ese ejercicio. Probablemente, faltarían jueces y cárceles en este país.

Y, por qué ese invento desde la vicepresidencia de la República, no va dirigido a construir una gran “ciudad modelo”, para asistir allí a todos los orates (locos) que deambulan por nuestras calles y avenidas, pernoctando debajo de los puentes peatonales, escarbando después desperdicios en zafacones para algo poder comer, aunque los servicios que se proporcionen tengan que variar un poco, para estar de acuerdo con tales condiciones y necesidades.

También a los niños y ancianos desvalidos, que en cantidad muy significativa se tienen aquí, y que obligados se ven a tener que estar pidiendo dineros y favores a través de los periódicos, cuando requieren de recursos para costear tratamientos médicos, medicinas y los alimentos especiales que demandan. Allí todo se les podría tratar de proporcionar a esos desheredados de la fortuna entre los dominicanos, con requerimientos generalizados cada vez más fehacientes-

Pero, ocurre que, como esos en su mayoría no votan, no se repara en ellos, ni por humanidad. El asunto es hacer proselitismo político; y, en el caso que nos ocupa, con las alienadas feministas actuales, y cuántas nuevas se puedan arrastrar hacia esa mal asimilada corriente de pensamiento.

Claro, también se contempla en esos casos, el agenciase recursos frescos a través del algún empréstito gordo que se suscriba con el exterior, para continuar el alegre despilfarro acostumbrado, a cargo de los políticos que se gasta el país.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemos.wordpress.com

 

“Urgente, es urgente”, la revalorización de las mujeres

 

Tal como dice aquella hermosa canción, vieja, por cierto, que interpretaba el gran cantante panameño, Basilio, aunque en otra dirección claro, pero que aún se escucha con atención, es necesario el retorno de las mujeres a los paradigmas que antes evidenciaban su verdadera esencia, rotos a partir de la mal asimilada corriente de pensamiento denominada “Liberación Femenina”. Es algo que se hace impostergable ya, por los efectos nocivos derivados.

Es obvio que, las actitudes asumidas hoy por el grueso de las féminas en ese marco, que se puede considerar como un largo ensayo fallido, tienen que ser revisadas, y revertidas muchas de esas, debido a los daños innegables que han provocado a las mismas actuantes incluso, por los comportamientos impropios que se derivan, y que resultan extensivos hasta las sociedades en sentido general.

Como irrefutable se reporta, las mujeres en su mayoría, han perdido el norte que le fuera trazado desde el origen mismo de la humanidad, como el ser más importante dentro de la raza, con roles de deberes, y obligaciones a cargo, que tienen carácter de “insustitución”, e “intransferibilidad”, con respecto a las corrientes de vida diseñadas para el sexo opuesto.

“Hombre y mujer fueron creados”, dicen las Sagradas Escrituras, al alcance de toda mano; y, a cada cual, por consiguiente, le toca lo suyo. Pero, los intentos por cambiar esa prescripción divina han estado a la orden del día, y en ellos está el origen de muchos de los males por los que atraviesa la sociedad mundial desde hace décadas.

Los descalabros degenerativos que le acosan, se la están tragando por completo. No obstante, el despertar femenino, enmendatorio, requerido ya, no se le vislumbra llegar. Por el contrario, las mujeres cada vez más quieren parecerse a los hombres, y hacer lo mismo que los varones; competir siempre con ellos de tú a tú. ¡Es lo que más se aspira! Por consiguiente, así todo continuará yéndose al caos social.

Mientras las mujeres no recapaciten, y traten de asimilar que ellas no son solamente objetos sexuales –  hasta que duren sus encantos físicos, obviamente -, muy pocas son las posibilidades de cambio a nivel de las sociedades en general.

Se están olvidando por completo, que ellas constituyen el componente más importante dentro de la especie humana, vale reiterar, por su rol de co-creadoras con el “Hacedor de Todo”, por un lado; y a la vez, desempeñar su papel como ente de equilibrio emocional dentro de las tribus sanguíneas conformadas.

También, que son las orientadoras espirituales por excelencia, y administradoras además de la crianza hogareña de los vástagos procreados; que todo eso tiene repercusión marcada en la familia mayor: la sociedad a la que pertenezcan.

En ese orden, la doctora Caroline Myss, en su obra “La Anatomía del Espíritu”, expresa lo siguiente, resumiendo, que vale transcribir aquí, para reflexión sosegada:

 

“El sacramento del bautismo simboliza la aceptación de la responsabilidad física y espiritual por parte de la familia, del hijo que ha traído al mundo. Y que, los hijos de su lado, aceptan con gratitud a la tribu biológica en que han nacido, a la que deben toda honra y respeto. Al igual que, el estar prestos a perdonarle por cualquier sufrimiento causado durante la infancia”.

 

Por tanto, y en el tenor de lo expuesto con anterioridad, además, la recapacitación en tan amplios sentidos, se hace muy urgente por el lado de las mujeres. Claro, esa cuestionable concepción degenerativa que las lesiona en el presente, es la que ha provocado, entre otras cosas, los daños incontrovertibles de imagen registrados, que se evidencian en los atrevidos exhibicionismos corporales de moda en todos los escenarios públicos, procurando venderse, y hacer vender a través de ellas mismas; que les ha hecho tirar por la borda todos los valores que les deben ser intrínsecos, y en base a los cuales eran preferidas y escogidas para compañeras maritales en el ayer.

Como ya, tantas no tienen aquellas “preciosas perlas” de identificación, que permitían aquilatarles, hay que tratar de buscársela ahora con otras cosas, sin importar la desvalorización tal que se pueda derivar. Enseñar carne, piernas y pechos, cuando no otra área corporal de atracción, para conseguir admiradores, y hacer que otros puedan llamar la atención usándoles, como lo es en el caso de los mercadólogos, y sus trabajos con los productos a ofrecer. Es la línea moderna a seguir: las mujeres son las que venden; pero, jamás las feas y de color, con pelo crespo. “Nunca se verá un anuncio filmado con una de esas últimas”.

En la actualidad, las mujeres con ciertas características físicas llamativas, se dejan utilizar, prácticamente “en paños menores” para promover la venta de artículos diversos, incluyendo vehículos, y hasta bienes inmuebles.  ¡Las han constituido en un ardid mercadológico!

Prestan esas sus cuerpos semidesnudos para completar los anuncios propagandísticos de estilo, procurando los mercadólogos que sea lo primero en llamar la atención, el imán visual; y a su vez, una sutil inducción al sexo degenerado, como es obvio suponer.

Venden a las mujeres que se ofrecen para eso, también como un objeto utilizable, solo para satisfacción animal. Claro, se agregan en adición a esos lindos cuerpos, los ritmos metálicos de moda, el alcohol que aloca, y quizás otras cosas, para completar la película.

La verdad es que, las feministas promotoras del dañoso liberalismo actual, tan mal asimilado, no cabe duda, en vez de seguir con sus aprestos inductores hacia las mujeres con poco cerebro; condenando los llamados feminicidios, por lo regular desconociendo las razones motivantes, y diciendo que el Estado tiene que adoptar medidas para evitarlos; como, culpando al machismo de muchas cosas que se producen en contra de las féminas, lo que deben estar haciendo, y rápido, es tratando de concienciar a las de su género, para que revisen sus comportamientos, al tiempo que se auto-revaloricen como lo que en verdad son, Atributos divinos, con papeles de capital importancia que desempeñar sobre el planeta Tierra.

 

Autor: Rolando Fernández

 

www.rfcaminemoswordpress.com