¡Qué tan parecidos son!

Sí, los políticos dominicanos se parecen en mucho a los encantadores de serpientes.  Aunque luzca osada la comparación, más que notorio se hace, el que, en sus actuaciones ordinarias, siempre tratan de embaucar hábilmente a la población.

Y, claro está, muy lamentable resulta, el hecho de que lo consigan con tanta facilidad, por los efectos nocivos que se derivan, y que perjudican sobremanera a las grandes mayorías nacionales. Obviamente, ¡cuánta inconsciencia pueblerina los favorece!

“El encantamiento de serpientes es una práctica que aparenta hipnotizar a una serpiente tocando un instrumento llamado pungi. Y se agrega, es un espectáculo público en que se manejan esos ofidios”.

Asociado con esa descripción, la diferencia estriba en que, los políticos del patio, con rarísimas excepciones, el “pungi” que utilizan son los floridos discursos repletos de demagogias, promesas a no ser cumplidas, como sonoras posverdades, para “marear” a los ingenuos que los escuchan hablar; y, que se reportarían como los “manejables” a hipnotizar objeto, aunque osada sea la comparación.

Y, cuentan esos, además, con innúmeros lambones, como bocinas pagadas que les ofrecen su concurso, complementándolos en los propósitos que se tienen; y, que amén dicen de aquellos, lo que tales no son capaces de decir por sí mismos.

Es una conclusión razonable esa, a la cual se puede llegar, cuando uno ve a tantos ciudadanos nuestros aglutinarse alrededor de algunos seudo líderes políticos partidaristas, coloreados en adición, cuyos perfiles personales bien se conocen, y que han enrumbado este país – Dominicana – por un sendero pincelado con serios problemas para esta Patria.  

Sin embargo, son aclamados aquellos con normalidad, por multitudes de personas con vehemencia marcada, cuando los mismos hacen acto de presencia pública. Parece que muchas de esa gente actuante, es masoquista, o que no tiene memoria.

Para comprobar esa realidad, solo hay que reparar con atención en los conformismos que exhibe esta población, a pesar de las tantas precariedades, y los abusos impositivos de que es objeto por parte del Estado, entre otras cosas.  

No obstante, lo expresado, un significativo segmento de la misma, siempre está aplaudiendo como “focas”, y vitoreando frente a todos estos farsantes politiqueros, desde que se da inicio a las campañas electorales en que participan, a destiempo incluso muchas de ellas, para alzarse con el poder local.

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: