Un osado pensamiento, cuya “cristalización” es posible

¿Qué laboratorio lo haría? Desde hace tiempo, muchas de esas instituciones a nivel internacional, han venido trabajando en la elaboración de vacunas diversas, para combatir una serie de virus, algunos hasta letales por completo, y cada vez in crescendo, que han venido afectando al grueso de las sociedades del mundo.

Con tales “medicaciones”, innúmeras cosas se han logrado, entre ellas proteger la vida de los humanos; hacer grandes negocios; y favorecer a los políticos destacados en distintos gobiernos, en términos de los ingresos que reciben, por concepto de las comisiones que se generan, como producto de las compras que se realizan, para ser suministradas dichas vacunas a las poblaciones bajo su mando.

Ahora, hay un “virus” que no es nuevo, y que desde hace años viene afectado la salud de los ciudadanos de muchos pueblos, como ocurre en el dominicano, verbigracia, por sus derivaciones, con incidencia marcada en la mayoría de las naciones del tercer mundo, y es aquel que tiene que ver con el uso indebido de los recursos económicos del fisco, que deben ser dirigidos a ese tan importante sector, y qué no se hace, adueñándose los políticos siempre de gran parte de esos,  

Nos referimos a la tan cacareada “corrupción estatal rampante, producto de las avaricias desmedidas y el egoísmo atroz de los que mandan, por determinados periodos de tiempo; gente que va a los Estados a enriquecerse y nada más, a costa de los pueblos pendejos; al tiempo de empobrecerles cada vez más más, y comprometer la soberanía de los mismos, al estar concertando alegremente préstamos con el exterior.

Los dineros frescos recibidos por tal concepto, más que demostrado está, desaparecen como por arte de magia, y tendrán que ser pagados por las nuevas generaciones, sin saberse donde encontrarán después los recursos para hacerlo. Son empréstitos, siempre muy condicionados en extremo, algunos de los cuales hasta comprometen la soberanía nacional.

Luego, el que así se actúe desde los gobiernos, tiene que obedecer, por lógica, a algún tipo de afección cerebral en los mandatarios y sus equipos de colaboradores, que les impide pensar en el bienestar y desarrollo de los demás. Sí, que pueden hacerlo, en el de ellos solamente; y, el que venga atrás que arree.

Se olvidan esos también de que deben honrar el favor y la voluntad de los que trabajaron y votaron para catapultarles hacia el poder, algo que en adición permite catalogarles como de ingratos, y caras duras.

La actitud depredadora en contra del fisco de sus países, por parte de la mayoría de los políticos actualmente, se ha convertido en una especie de potente virus también, que tendrá que ser combatido desde los laboratorios, ya que fuera de ahí, como que luce imposible hacerlo

El mismo afecta sobremanera a las poblaciones; y, produce serias afecciones múltiples en sus sociedades; por lo que, el intentar la creación de una vacuna que resulte efectiva para procurar erradicar, o cuando menos, disminuir las apetencias dañosas de los que ejercen la actividad, no sería un pensar tan delirante; como, tampoco osado el decir, qué se puede “medicar”.

¡Con otros no se ha logrado! ¿Por qué con ese sería imposible?, cuando todo luce indicar, que debe provenir de una afección orgánica casi innegable, por sus manifestaciones recurrentes en extremo; y, que bien puede considerarse asociada con el organismo humano mismo, como de carácter mental-cerebral podría decirse.

Los políticos no se cansan de saquear el erario público, por más dinero que logren acumular. Son insaciables. ¿Por qué? Se infiere, padecen de una enfermedad, por lo que los laboratorios deben contribuir con sus aportes científicos a eliminarla

Nada más así podría combatirse ese flagelo; ya que, por lo que se aprecia, no se tienen las voluntades oficiales requeridas en los países afectados.

Solo partiendo de una naturaleza tal, orgánica propiamente, es posible explicarse esos comportamientos de tanta anguria, egoísmos, y deseos de enriquecerse rápidamente, por parte de los políticos, tan pronto logran alcanzar el poder en sus naciones.

Innegable, es un virus muy especial ese, pero se puede combatir. Por tanto, ¡a trabajar duro laboratorios!

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminmos.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: