“Vanidad de vanidades”, dijo el predicador, Eclesiastés

Según sostienen connotados esoteristas, que evidencian tener amplios conocimientos respecto del ámbito espiritual, cuando las entidades “encarnantes”  en la especie humana, almas, abandonan los templos corporales que les han servido como “hábitats” durante las corrientes de vida prediseñadas que han cursado   en el plano físico correspondiente-terrenal – se produce la muerte humana convencional -, las ataduras inmediatas que conservan con aquellos, les permite percatarse de  cuánto  a su alrededor ocurra, tras el súbito deceso de las personas.

Sí, dicen los entendidos que, cuando las entidades espirituales comienzan el viaje de regreso obligado hacia su verdadera casa, en otro plano de conciencia superior, normalmente se da el apego adicional inmediato obvio a lo físico que se abandona; y, que se produce   durante los primeros días de su separación de las economías corporales, a través de las cuales se manifestaron, por un determinado periodo de tiempo.

Comenzando por los actos fúnebres que de ordinario se llevan a cabo: autopsia, si es que la hay, velatorio, “coronaje”, rezos, misas, muestras de dolor, llantos, y finalmente enterramiento, entre otros, los espíritus que se despiden se percatan sobre todo eso, porque están presentes allí, el ambiente mortuorio perteneciente.

Los que nunca se van a dar cuenta de nada, son los cuerpos físicos inertes que yacen dentro de ataúdes, y en presencia de los deudos, familiares más cercanos, amigos, y demás asistentes acompañantes.

¡Ya esos no ven, ni oyen, como tampoco entienden!, por lo que tales actitudes de ostentación exhibidas frente a esos despojos humanos, no tienen significación alguna para los ocupantes temporales ya idos, los espíritus desencarnantes.

Por tanto, eso de las suntuosidades mundanas de carácter económico, ostentaciones, etc., como forma de honrarles a posteriori, se reportarán siempre como “vanidad de vanidades”, y la satisfacción del morbo social presente en cada caso, asociables con las palabras del predicador Eclesiales, en el contexto bíblico: “Todo lo que está debajo del sol es vanidad y aflicción de espíritu”.

En consecuencia, cualquier aparatosidad suntuosa mortuoria, relativa a sus partidas, no puede ser jamás de la complacencia de los espíritus que se despiden, aun los niveles de evolución acumulada no sean demasiado avanzados, dada la naturaleza divina de los mismos, como fragmentos del “Uno”, expresándose terrenalmente.

Aunque una vez escribiéramos sobre igual temática, repetirlo de nuevo no estaría demás, para ver si los hombres (general) toman consciencia sobre lo que en verdad somos los seres humanos: entidades espirituales con un revestimiento físico corporal que nos sirve para poder expresarnos en el mundo de la materia, a los fines de cumplir con las misiones asignadas, tanto de orden divino, como kármico.

Concluido el tiempo cronológico prediseñado, por los seres celestiales superiores a cargo, para manifestación de la entidad en el plano terrenal, ese “traje” carnal se desecha; es decir, al término de cada corriente de vida.

Concienciarse sobre que, nada de lo que se pueda hacer en presencia de los bagazos físicos correspondientes, tiene ya importancia para quienes, en sus momentos, se apartaron de ellos: las entidades divinas espirituales que los ocuparan, en busca de evolucionar en el plano de la materia densa.

Qué, mayor satisfacción recibirían las mismas, cuando, tras ellas partir del plano terrenal, todos esos recursos económicos que se requirieran para llevar a efectos los actos mortuorios suntuosos de que vayan a ser objeto las formas físicas ya inservibles, se destinen mejor los mismos a la satisfacción de algunas de las necesidades apremiantes que agobian a determinados personas depuradas presentes aun en la Tierra: niños, envejecientes y enfermos.

Autor: Rolando Fernández

www.rfcaminemos.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: