Conclusión: ¡no vale la pena!

 

¿Para qué escribir aquí? ¡Esa es la gran pregunta que asalta, en cualquier momento de sosiego que se tenga! Y, de inmediato vienen las respuestas. Solo reporta, por un lado, la satisfacción plena de que podemos hacerlo; y, por otro, que somos capaces de llegar a los demás, a través de las palabras escritas.

De igual forma, permite en adición, experimentar el placer que se verifica por el deber cumplido, en términos de intentar retrasmitir parte de los conocimientos que se ha logrado acopiar, en una actitud de cooperación, que por lo regular desprecian las demás personas, aunque con posibles excepciones; pero que, tampoco esa gente que entendemos nos dispensa su amable atención, se deja sentir realmente. Esas actitudes constituyen algo que, por supuesto, desmotiva, desalienta el continuar haciéndolo, por parte de cualquiera que sea,

Entre las varias razones conocidas de sobra que se tienen para un proceder así, como algunas otras detectables tras el menor esfuerzo realizado, está en primer orden, podría decirse, el que ya nadie quiere leer nada en nuestro país, principalmente, ni siquiera muñequitos, grata entretención de otrora. ¡Se ha perdido tan importante hábito por completo!

En ese sentido, se olvida que, todo el que lee, algo aprende, hasta a escribir de manera aceptable; y, hacer lo primero en voz alta, cuando se requiera, instrucción que se ha marginado desde las aulas escolares mismas aquí; donde incluso, hasta la lectura comprensiva se ha dejado de practicar; ya no se enseña cómo hacerlo.

¡Qué pena! De ahí que, las tantas faltas ortográficas en muchas personas entre nosotros, parezcan flores de un jardín, en plena primavera. ¡Bueno es ver, lo asociado que se verifica en los famosos “chateos modernos!, como en las mismas llamadas redes sociales, que son de los mejores parámetros que se tienen actualmente, para formarse una opinión atinada en tal sentido.

Y, no es que no se pueda incurrir en cualquier error gramatical, o lapsus mental momentáneo en ese orden; pero, es que los excesos que se observan en el presente “marean”. ¡Asombran!, hasta a los más apáticos.

Es obvio que, al más connotado intelectual le puede ocurrir, el equivocarse, pues es un ser humano; y, son yerros perdonables por supuesto. Pero, amén de lo que excepcionalmente se pueda dar a ese nivel, o casta, con formación suficiente, ahora el mal se ha convertido en una práctica generalizada, en el marco de casi todas las sociedades modernas, participando en ese, personas alfabetizadas con grados escolares, profesionales diversos, estudiantes de los niveles medios y superior, etc., etc.

En el orden de la poca atención que se presta a los trabajos publicados, preciso es señalar que, ya ni siquiera se nota preocupación con respecto a cosas que vayan en beneficio propio de la gente. Mucho menos inspira, cuando se trata de denuncias o críticas directas que se hagan sobre determinadas situaciones que se reporten en contra de la sociedad en general a la cual se pertenezca; o, las burlas alegres, y asqueantes, en la mayoría de los casos, que provengan de los políticos mandantes y desaprensivos que han estado gobernando durante los últimos tiempos, acá y en otras latitudes.

Y claro, hasta los comentarios – en los periódicos digitales -, a favor o en contra de lo que se ose escribir, han desaparecido por completo; algo que parece querer decir, ¡qué me importa esa “vaina”!

En nuestro país, por ejemplo, se perdió la capacidad de asombro, como dijera en una oportunidad un político local, hace ya bastante tiempo. Ahora se hace “honor” a ese pensar ajeno, con la frase de moda en boca de la juventud “intelectual y bien formada” entre los dominicanos: “Na’ e na’, y to’ e to’.”

Conclusión, más que decepcionante, a la que se llega entre nosotros en el tenor de lo que se trata: ¡no vale la pena escribir!; máxime, cuando se repara en que un gran segmento de la prensa local que nos gastamos los dominicanos, lamentablemente, está parcializada, y se maneja en base a un juego-cómplice constante, respecto de los poderes hegemónicos aquí destacados, como también ocurre en otros otros países.

Además, la misma siempre se observa cargada de sandeces, chismes políticos, y titulares entretenedores para embaucar, de esos que hoy se asocian a la llamada “posverdad”, tan de moda entre los modernos seudo líderes dentro del ramo politiquero, principalmente, (“Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”); propagandas comerciales a granel; y, mentiras de todo tipo, muy bien adornadas. Son las cosas que prefiere leer tanta gente “impensante” nuestra, dejándose narigonear con más ahínco cada vez.

¡Sí!, nos referimos a ese sector social, que innegablemente, aquí crece como la yerba mala, y que el herbicida para combatirla, por parte de los que pueden hacerlo, que sería la concienciación debida, brilla por su ausencia.

¡Cruda, y lamentable realidad! Hay que sentarse entonces, en las gradas de los que se limitan solo a observar panoramas, a la espera de que un día comiencen a “llover” las enmiendas que se requieran, y se reservan las orientaciones que entiendan pertinentes; que optan, además, por guardarse para sí los conocimientos generales que se haya logrado acopiar, debido la poca atención que reciben sus exposiciones relativas, cuando se trata de retransmitirlos a las otras personas.

Eso, no obstante entenderse la actitud de cooperación que haya movido antes, como un deber para con sus congéneres. Pero, es que, muy poco aliento se recibe en verdad para proseguir haciéndolo.

Esperamos, finalmente, ¡qué jamás se piense en asociar el mismo, es decir, la motivación faltante aquí planteada, con factor económico alguno! Nos referimos a nosotros en particular, claro está.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: