“Los tropezones hacen levantar los pies”, menos a los dominicanos

Así reza una máxima pueblerina, que envuelve un sentido muy valedero.  Cierto es que, cuando se tropieza al caminar, el fijarse por donde se transita, y levantar los pies de manera oportuna, aleja bastante las posibilidades de provocarse afecciones podales, a veces de cierta consideración.

 

El mensaje que subyace en la frase que encabeza, llevado a un contexto generalizado, significa más bien que, la prevención en todos los órdenes, siempre es conveniente antes de cualquier accionar.

 

Lamentablemente, en nuestro país es muy poco lo que se observa esa máxima. Se tropieza una y otra vez, y seguimos trajinando sin reparar en las superficies pedregosas que vamos pisando. Nos lesionamos con bastante frecuencia los pies, o específicamente los dedos; nos los curamos, y ponemos los dañosos eventos en el olvido.

 

Muchos son los asuntos  nuestros, en que la generalidad de los ciudadanos deben participar, donde la precaución se deja de lado. Pero, hay uno que quizás sea el de mayor trascendencia, por su amplia connotación y los efectos derivados: la entrega graciosa de la administración de la cosa pública a todos estos politiqueros de nuevo cuño, que nada más andan en busca de satisfacer sus apetencias personales, como las de los grupos económicos que les patrocinan.

 

Los resultados obtenidos están más que a la vista.  El país va de golpes en golpes, endeudado hasta la coronilla, con compromisos incluso que podrían afectar en cualquier momento futuro, no muy lejano, hasta la propia soberanía nacional, cuando ya no estén en la palestra pública los que hoy disponen y disfrutan a voluntad de los recursos frescos recibidos por tal concepto.

 

Pero además, está el patrocinio de las carencias en los servicios públicos, energía eléctrica, agua potable, educación, salud, por más allantes y alharacas politiqueras que se escuchen. La “proa” está dirigida hacia las complacencias “privacionistas”; la no defensa del interés nacional obvia; como, las concesiones graciosas, y las enajenaciones, por ventas o traspasos, del patrimonio de la nación.

 

Sin embargo, el pueblo no acaba por levantar los pies, y dejar de tropezar, para salirse de las trampas electoreras que le tienden ordinariamente todos estos políticos avaros, corruptos, demagogos y desaprensivos que se gasta el país, e inclinarse por la escogencia de algunas figuras notables, de esas que aún quedan en la República Dominicana, hombres pulcros y de valía, con capacidad y honestidad probada, que bien podrían conducirle por mejores senderos de paz y progreso.

 

Claro, esos no le van a ofertar nadie un frasco de ron, cervezas y pica-pollo, o tal vez RD$500.00, para comer un par de días; se van a limitar a pedirle a la gente, ¡que depositen en los mismos su confianza!, y  que voten  en su favor, por el bien del país.

 

Pero, para eso hay que concienciarse, en términos de ciudadanía, que es lo que aquí no se procura. Mientras tanto, se seguirá chocando sin alzar los pies. Continuarán las quejas y los lamentos por doquier, hasta que se levanten, no sólo las extremidades inferiores, sino también las cabezas.

 

Mientras tanto, en lo que “el hacha va y viene”, como expresa el refrán popular, se deberá seguir adherido a otra frase sociológica, muy significativa también: “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. ¡Aquí sí que en verdad eso se verifica!

 

Por consiguiente,  en cada gestión nueva se hace lo que viene en gana; verbigracia: obligar a pagar por los combustibles y  la energía eléctrica los precios más caros de toda el área del Caribe, según los expertos, e impuestos abusivos, entre otras cosas; y, el pueblo sigue como cualquier burro indefenso, cargando abajo hasta que se pueda,  o explote por obligación.

 

Mientras tanto, los políticos despilfarran los recursos económicos nacionales sin control, y gozan hasta más no poder. Además,  la corruptela sigue su agitado curso entre esos, luciendo ese despreciable flagelo, como bella flor en primavera.

 

El autor es un humilde servidor, ¡y nada más!

 

 

 

Rolando Fernández

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: